Fernández-Couto
Fernández-Couto XUNTA

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, Andrés Lago, ha acordado el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones contra el responsable forestal de la Xunta, al ver "una decisión ponderada y adecuada" la que este tomó en 2012 para adjudicar a la empresa Inaer el servicio de helicópteros contra incendios en la comunidad.

El auto al que ha tenido acceso Europa Press tiene fecha del pasado 10 de enero y establece que la adjudicación de los helicópteros fue una decisión "ponderada y adecuada" para "la preservación del interés general". Además, añade que "no puede considerarse caprichosa o arbitraria".

"La necesidad de actuar no solo era necesaria, sino también acuciante y urgente con el fin de preservar no solo los recursos naturales, sino también la seguridad de las personas", destaca el magistrado.

Niega así que el encargo a Inaer fuera "una decisión ilógica o arbitraria", para lo que también argumenta que "una vez superada dicha campaña", la de 2012, "se procedió a la tramitación ordinaria de la contratación del mentado servicio para campañas futuras".

Entonces, según agrega, las "exigencias legales fueron respetadas", lo que, en opinión del juez, "arrumba cualquier posible sospecha de ilegalidad o parcialidad en dicha adjudicación".

"CARECE DE LA COBERTURA CONTRACTUAL"

Con todo, al inicio del auto, Lago constata que la adjudicación "carece de la cobertura contractual que, en situación de normalidad, debiera existir".

Pero, determinando si tal encomienda "carente de cobertura contractual obedece al mero capricho o arbitrariedad o, por el contrario, posee una justificación objetiva y racional", concluye lo segundo.

En este punto, explica el juez que "no es suficiente con constatar una mera ilegalidad sino que -subraya- es preciso demostrar además, al menos indiciariamente, que tal infracción normativa ha sido consciente, intencionada y buscada". Y apunta que el "control y consecuencias" de la "mera ilegalidad administrativa" han de ser "revisadas prioritariamente por la jurisdicción contenciosa".

Por su parte, el titular del juzgado sentencia que "no se puede concluir que en este caso existan indicios suficientes para poder apreciar un delito de prevaricación administrativa".

FISCALÍA ESTUDIA SI RECURRE

Mientras, Fiscalía, que presentó una denuncia en 2013 por la que se inició la instrucción, estudia si recurrirá o no la decisión del juez de archivar la investigación.

El director xeral de Ordenación Forestal de la Xunta, Tomás Fernández-Couto, estaba investigado por un supuesto delito de prevaricación por la adjudicación del servicio de helicópteros de lucha contra incendios.

La instrucción se inició tras una denuncia presentada por la Fiscalía en el año 2013. Además de Fernández-Couto -que ya declaró como investigado en abril- estaban investigados el ex secretario xeral técnico de la Consellería de Medio Rural Francisco José Vidal Pardo y el ex subdirector xeral de prevención contra incendios José Carlos Costas López, en los que el juez no ve que ostentasen "facultades decisorias", por lo que descarta su responsabilidad.

En agosto de 2012, la CIG presentó ante la Fiscalía denuncia por adjudicación a Inaer de los helicópteros por lo que consideraba un delito de prevaricación al no llegar la Xunta a publicar el concurso a la que "adjudicó a dedo un contrato de 6,6 millones de euros sin el procedimiento requerido". Tras ello, Fiscalía presentó querella en el juzgado en 2013.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.