Hachís 544
Un alijo de hachís.

La Guardia Civil se ha incautado de 9 toneladas de hachís en la provincia de Sevilla en dos operaciones distintas.

En una de ellas, se intervinieron 7.100 kilos, lo que supone el mayor alijo intervenido hasta el momento en una sola actuación. Se trata de la operación Islote, que ha permitido desmantelar una red que introducía hachís desde el norte de África por el Guadalquivir, según informó hoy el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón.

Se ha detenido a seis personas, tres españoles y tres rumanos afincados en Dos Hermanas (Sevilla).

El dispositivo de la Guardia Civil se montó tras las sospechas que levantaron la navegación repentina de varias embarcaciones que no transportaban mercancías y de otras, aparentemente abandonadas, por el Guadalquivir.

Agentes del Instituto Armado vigilaron la zona de Dos Hermanas. En el polígono industrial La Palmera, encontraron dos camiones estacionados, uno frente a otro, en una calle sin salida. Según el personal de las naves, habían aparecido de repente, coincidiendo con el día en que la Guardia Civil sospechaba de que se iba a producir el desembarco de droga.

Los efectivos observaron cómo dos de los ocupantes del camión se bajaban de éste. Más tarde vieron cómo tres personas más hablaban alrededor de los vehículos y cómo una sexta persona se unía al grupo.

La droga se pretendía introducir en países como el Reino Unido y la zona de Europa central

Así, se identificó a J. M. P. F., de 47 años y responsable de la red; M. C. G., de 42, vecino de Utrera y socio del anterior; M. C. J., vecino de Sevilla y de 43 años; I. O., rumano de 46 años; G. M., rumano de 32 años; y M. D. rumano de 28 años. Los tres últimos eran residentes en Dos Hermanas.

Perro antidrogas

Ante la sospecha de que el camión tuviese hachís, los agentes solicitaron la colaboración del perro antidroga Lucas, que detectó la presencia de esta sustancia. Al abrir los vehículos se encontraron 75 y 150 fardos de droga.

La droga se iba a introducir en el Reino Unido y Centroeuropa. En el mercado hubiese alcanzado un valor de 10 millones de euros.

A esta operación se suma una segunda, que se llevó a cabo ayer, en la que se incautaron 1.800 kilos.