Carmelo Monje, un vecino del Poble Sec (Barcelona) está recibiendo amenazas y protestas de sus vecinos porque su loro, que se llama Yako, molesta con sus ruidos y cánticos.

Los vecinos no saben quién el autor de los mensajes y dicen que no es para tanto
Desde hace unos meses, alguien expresa sus quejas por las molestias que origina la mascota con
mensajes anónimos que "pone en la entrada de su finca" lo que para Monje es propio de "un sinvergüenza".

Por ello pide a la personas que le amaneza que "dé la cara". Los vecinos del inmueble donde vive Monje afirman no conocer la identidad del firmante de las amenazas aunque aseguran que "es una sola persona".

Sobre los ruidos que produce Yako, su propietario dice que "no son para tanto" y asegura que "hay gente a la que le molesta todo".

Esta dentro del piso

El propietario del loro comenta que el pájaro en invierno "está dentro del piso porque no podría soportar altas temperaturas" por eso le parece "raro" que las quejas se produzcan ahora que el loro no canta ni habla en la terraza, que es donde habitualmente está con el buen tiempo.

Carmelo no tiene ningún interés en crear un conflicto vecinal y se muestra dialogante: "si me dices que molesta, lo saco más tarde afuera".

La Guardia Urbana de Barcelona le comentó que "el animal puede estar en la calle desde las nueve de la mañana", añadió el propietario.

Una vecina, María, afirma que "es una tontería quejarse por un pajarito", y aunque "canta mucho y chilla como una cotorra", esta anciana deja claro que, en su opinión, "no molesta nada".