Según ha anunciado la presidenta del Govern, Francina Armengol, durante su visita al recinto hospitalario, el proyecto está valorado en unos 50 millones de euros, seis de los cuales se destinarán para el proyecto de derribo.