Intervención
Intervención quirúrgica en el Gregorio Marañón. H. GREGORIO MARAÑÓN

Cada vez más madrileños esperan menos tiempo para operarse en los quirófanos de los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid. Ese es, a grandes rasgos, el balance de los dos primeros años de vida del Plan de Intregal de Mejora de la Lista de Espera 2016-2019 que puso en marcha el Gobierno regional con un presupuesto de 80 millones de euros.

Según las últimas cifras que ofrece la Consejería de Sanidad, a 31 de diciembre de 2017 había 73.834 pacientes esperando para ser intervenidos en los centros hospitalarios de la región, 5.610 menos que en diciembre de 2015 (79.444). Esta reducción, sin embargo, no es lo más llamativo que arrojan la cifras de cierre del año pasado. Los datos señalan que el porcentaje de personas en la lista de espera estructural, que es la que refleja la actividad diaria prevista en los quirófanos hospitalarios, ha pasado en el último bienio del 47,6 (37.862) al 71,8% (53.015). La demora media (tiempo que llevan esperando los pacientes para ser intervenidos) en esta lista se sitúa actualmente en los 51,41 días.

La demora media (tiempo que llevan esperando los pacientes para ser intervenidos) en esta lista se sitúa actualmente en los 51,41 días "Hemos conseguido que haya más personas en la lista en la que los pacientes esperan menos para ser operados", explica César Pascual, Director General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, que aclara que en cualquier caso estamos hablado de intervenciones no urgentes (cataratas, varices, hernias inguinales...): "Para las operaciones urgentes no hay lista de espera". "Antes de la puesta en marcha del plan de mejora había muchas personas esperando muchísmo", añade. El alto cargo de Sanidad se refiere a todos aquellos pacientes que rechazan la derivación para operarse en otro centro sanitario público distinto al suyo y que hace dos años esperaban de media 134,45 días para entrar en quirófano. En diciembre de 2015, había 33.768 personas (42,5%) en esa lista frente a las 12.585 (17%) del mismo mes de 2017.

A esta circunstancia se añade la reducción de seis días en la espera media (tiempo que esperan los pacientes desde su inclusión en la lista de espera hasta su salida), que ha pasado de 72,81 a 66,53. Según cálculos de Sanidad, los madrileños permanecen en lista de espera quirúrgica casi un 38% menos de días que antes de la entrada en funcionamiento del plan de mejora. "El plan está dando sus frutos. Una vez que hemos logrado que la mayor parte de los madrileños se encuentren dentro del grupo que menos tiempo espera, ahora debemos centrarnos en reducir más el tiempo de espera. Lo ideal sería llegar a una espera de entre 30 y 45 días", concluye Pascual. 

Operaciones los fines de semana

El Plan de Intregal de Mejora de la Lista de Espera incluye los denominados Pactos de Gestión, un elemento clave para entender esta mejora. Se trata de unos convenios entre la dirección de los hospitales públicos con los jefes de servicio para llevar a cabo una actividad fuera de la jornada de trabajo. La medida tiene como objetivo aumentar la actividad quirúrgica con recursos propios, tanto materiales como profesionales, realizando intervenciones en horario extraordinario de tarde y fines de semana.

En este sentido, Sanidad ya ha firmado a través del plan un total de 119 pactos para cirugías y otros 60 para pruebas diagnósticas en los distintos servicios hospitalarios, en los que ha sido posible el acuerdo con sus profesionales para aumentar la actividad. La realización de estos pactos ha permitido realizar 33.748 intervenciones y 446.996 pruebas diagnósticas entre enero de 2016 y noviembre de 2017.

Nuevo recuento

Desde enero de 2016, la Comunidad de Madrid ha vuelto a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad para elaborar la lista de espera, dejando así atrás el modelo implantando en 2004 por la expresidenta regional Esperanza Aguirre (2003-2012), que, entre otros, empezaba a incluir a los pacientes en la lista de espera desde la cita del anestesista para el preoperatorio. Ahora, la inclusión se hace desde el momento que el facultativo indica la intervención, lo que sucede unas semanas antes.

Esta diferencia en la contabilidad ha permitido durante los últimos once años al Gobierno regional ofrecer unos datos de listas de espera quirúrgica con un número de pacientes inferior al que realmente se encontraba en ese momento en espera de una intervención. Por otra parte, para el cómputo de días en espera, el modelo anterior solo contabilizaba los que eran laborables (de lunes a viernes), mientras que pasan a considerarse los días naturales.

Consulta aquí más noticias de Madrid.