Martínez Arroyo
Martínez Arroyo EUROPA PRESS

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha destacado este lunes la aportación de la industria agroalimentaria a la economía regional de la Comunidad Autónoma, al superar ya el 14 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). De igual modo ha puesto el foco en el hecho de que 12 de las 20 empresas más grandes de la región sean agroalimentarias.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, con motivo de la segunda reunión de la comisión de seguimiento del Eje 7 de Agricultura y Sostenibilidad, junto al presidente de UPA, Julián Morcillo, y el vicepresidente de la Red Castellano-manchega de Desarrollo Rural (Recamder), Jesús Ortega.

El consejero ha resaltado igualmente que el 63 por ciento de la facturación de esas 20 mayores empresas de la región proceda de este sector, del que dependen más de 140.000 familias de forma directa, "que han sido capaces de crear mucho empleo", ya que "en dos años se ha reducido el desempleo de los asalariados del campo en un 62 por ciento".

En este sentido, ha indicado que este hecho se está produciendo "fundamentalmente" por el esfuerzo que se está llevando a cabo en materia de exportación, y ha afirmado que en los diez primeros meses de 2017 el sector de la industria agroalimentaria ha facturado 2.000 millones de euros, que suponen un 18 por ciento más que en 2015 y un 9 por ciento más que en 2016.

"Datos muy positivos que ponen de manifiesto que se está avanzando en la buena dirección y esto solo es posible desde la unión", ha señalado el titular de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, quien ha agradecido a todos los interlocutores económicos, sociales y medio ambientales de la región la apuesta que han hecho para compartir ese camino con el Gobierno regional.

UNIÓN EN MATERIA DE AGUA

El consejero ha indicado que aprovechará también la reunión para unir a los agentes implicados en la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha en materia de agua y ha recordado, como adelantó a Europa Press este fin de semana, que quiere que a lo largo de los próximos meses se pueda tener un documento para defender "todos juntos" los intereses de la región en esta materia.

De su parte, Morcillo ha destacado la industria agroalimentaria como "pilar de la economía" de la región, tal y como lo ha demostrado en los años de crisis. "Ahora quiere seguir tirando y generando empleo, manteniendo nuestro mundo rural vivo", ha dicho, para referirse también al Plan de Desarrollo Rural (PDR) y las oportunidades que está generando.

También se ha referido el titular regional de UPA al agua, para indicar que el sector tiene "muchos problemas" para acceder a este recurso y echar en falta una política que permita a agricultores y ganaderos poder acceder al agua. "Para nosotros va a ser fundamental y esta región no se pude permitir que salga una gota más si antes no se atienden a las necesidades de nuestra gente".

Por último, el vicepresidente de Recamder ha destacado el PDR como el futuro de los pequeños municipios de la región. "Si esa apuesta no viene desde el Gobierno regional, los pueblos lo pasarían bastante mal y gracias a ella conseguiremos que se generen pequeñas empresas y empleo", ha añadido.

"El desarrollo rural de Castilla-La Mancha puede llegar a cifras importantísimas de superar 2.000 puesto de trabajo", ha destacado, para incidir en que gracias a la Consejería se apuesta por el desarrollo en los pueblos rurales, "que es lo más importante que se puede hacer para mantener la vida del medio rural".

Consulta aquí más noticias de Toledo.