La concentración, en la que han participado alrededor de una veintena de personas, la ha liderado una mujer vestida con un abrigo de piel ensangrentado, bajo el grito "¿Cuántas vidas para un abrigo?".

Otras dos animalistas advertían, en la misma línea: "Ellos necesitan su piel. Tú no" y "la crueldad no es elegante", frases que recogían las pancartas portadas por el resto de activistas, junto a las que se podían ver los rostros de animales víctimas de la industria peletera.

La coordinadora de AnimaNaturalis en València, Carmen Moll, ha expresado a los medios que este acto quiere "denunciar el uso de pieles de animales en la ropa", puesto que "hay muchas alternativas ahora aceptables" para vestirse y se tienen que "dejar de utilizar pieles de animales por el sufrimiento" que conlleva: "todo el encarcelamiento que sufren, afinados, capturados de sus hábitas naturales...". Por ello, desde la organización reclaman que "se deje de matar para poder vestirnos".

La protesta de València irá seguida de otros gestos para denunciar el uso de pieles en otras ciudades, las próximas semanas en Barcelona o Pamplona. En Madrid, AnimaNaturalis ya se concentró hace dos semanas.

VUELVEN A ESTAR DE MODA

Los animalistas han elegido esta fecha para denunciar la actividad por el actual periodo de rebajas y las "muchas ventas de ropa de piel durante estas Navidades". La portavoz ha recordado que "en los años 70 y 80 bajó muchísimo las ventas de abrigos de pieles y el uso de pieles en ropa, pero han vuelto a aumentar".

"Se ve que han querido volver a relanzar esa moda y queremos que vuelva a bajar, porque conlleva mucho sufrimiento y dolor para esos animales", ha insistido, porque "no es necesario".

ESPAÑA, "REFUGIO" PARA LA INDUSTRIA PELETERA

Según la organización, unos 60 millones de animales son asesinados cada en el mundo por la industria peletera, de los que más de 32 millones son sacrificados en Europa. Ante estas cifras, señalan que "desde 2007, países como Reino Unido, Italia, Austria, Croacia, Suecia, Alemania y Holanda han ido prohibiendo las granjas peleteras e incrementado las normas de protección animal". El objetivo, que "ningún país de la Unión Europea pueda comprar animales salvajes cazados con cepos para la producción peletera".

Sin embargo, desde la plataforma advierten que "España es un refugio para la patronal peletera" por su "flexibilidad legal" con la normativa de protección animal, "a pesar de que la fuga de visones de las granjas obliga a gastar decenas de millones de dinero público anualmente".

Consulta aquí más noticias de Valencia.