Fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC y de la Audiencia de Barcelona.
Imagen de la fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC y de la Audiencia de Barcelona. EUROPA PRESS

La Audiencia de Barcelona juzgará a partir del lunes a una banda de ladrones que en 2009 saqueó contenedores del Puerto de la capital catalana de la que formaba parte el entonces jefe de la Policía Judicial de la Guardia Civil destinado a esta infraestructura.

El sargento se enfrenta a 21 años de prisión y se sentará en el banquillo de los acusados junto a otras 23 personas que participaron en el saqueo de ocho contenedores y un camión con cargas tan diversas como perfumes, tabaco de contrabando y ordenadores portátiles durante el año 2009.

Según el relato de la Fiscalía, 11 de los acusados, entre los que está el guardia civil, formaban un "organización plenamente organizada y estructurada" que orquestró una trama previamente diseñada para, con el propósito de obtener un beneficio ilícito, adueñarse de contenedores de la terminal de carga Tercat del Puerto.

El líder de la banda, Jorge H.L., exempleado del Puerto y apodado por los miembros del clan 'puma major', recibía el nombre de los contenedores que pretendían coger, normalmente de unos "contactos chinos" o de compradores de carga no identificados, y junto a su mano derecha, Eneko de M., entonces trabajador del Puerto, conocido como 'puma', avisaban a dos estibadores de la zona de Tercat también acusados.

Asimismo, alertaban al guardia civil Santiago V.H. y a dos trabajadores de cabina acusados para que, en el día que habían decidido realizar la sustracción, dejaran entrar y salir el camión con la mercancía.

Cargas de arena y agua

De este modo, se introducían en la terminal Tercat adueñándose fácilmente del contenedor y llevándolo a una nave donde lo vaciaban, devolviéndolo a las pocas horas con el mismo precinto original cargado de arena o agua para simular el mismo peso.

El sargento del Instituto Armado, que en ese momento estaba activo en el cuerpo, aprovechó su condición y de la información de la que disponía para facilitar y autorizar la salida del camión cargado con el contenedor robado eludiendo todos los mecanismos establecidos: "Su colaboración era imprescindible para el logro de los fines de dicha trama".

Además, por su condición de agente de la Guardia Civil tenía acceso a la base de datos policial en la que obtenía información restringida que permitía detectar la presencia de policías que pudieran estar siguiendo al grupo.

Los líderes del grupo llegaron a dar una paliza a un hombre del que sospechaban que les había robado parte de la mercancía de ordenadores robados el 25 de noviembre de 2009 en una nave de Cornellà de Llobregat (Barcelona).

A la banda, cuyos líderes se enfrentan a penas de unos 15 años de prisión, se la acusa de los delitos de asociación ilícita, delito continuado de hurto, robo con fuerza, falsificación de sellos timbrados y contrabando, entre otros.

Este macrojuicio arrancará este lunes a las 10 horas en la Sección 21 de la Audiencia y se prolongará hasta el 26 de febrero.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.