Maquinaria preparada para intervención por temporal
Maquinaria preparada para intervención por temporal TELEFÓNICA

El equipo de profesionales trabaja para garantizar "el correcto funcionamiento de la red, sus elementos y los servicios durante los temporales, en una comunidad con una complicada orografía y condiciones climatológicas muy extremas".

Vigilan la Planta Externa por si hay problemas de cableado, la Planta Interna para velar por los equipos de central y radioenlaces, la Planta Móvil y la Energía para garantizar el servicio si se va la luz, mediante el suministro de grupos electrógenos.

Las alarmas del CNSO (Centro Nacional de Supervisión y Operación de Telefónica) detectan en todo momento las incidencias, cualquiera que sea su ubicación y dimensión. Gracias a los avanzados sistemas de gestión desarrollados por Telefónica, evalúan el impacto sobre el servicio en tiempo real para comunicar el problema a las áreas de operación (encargadas de desencadenar los medios adecuados para solventarlo) y a cada una de las áreas de negocio afectadas.

Cuando el problema no se puede resolver en remoto, se abre una incidencia que atiende de forma inmediata el personal de mantenimiento. En momentos como éste, las heladas, la acumulación de nieve sobre los cables y las grandes rachas de viento son las más frecuentes.

La Base de Emergencias de Zaragoza, una de las cuatro de las que dispone Telefónica repartidas por el territorio nacional, cuenta con un equipo de actuación inmediata que apoya en situaciones especiales a mantenimiento, ingenierías y eventos especiales que se producen por toda la geografía española.

Disponen de equipos que recuperan el servicio provisionalmente mientras se repara la incidencia (grupos electrógenos, radioenlaces de emergencia o centrales de conmutación) así como de todo tipo de vehículos, incluso máquinas pisanieves, capaces de acceder prácticamente a cualquier punto.

En el Pirineo llegan a resolver averías a más de 2.200 metros de altitud al igual que lo hacen en las sierras de la Comunidad de La Rioja.

Estos técnicos, equipados casi como montañeros, se enfrentan a terribles ventiscas, tienen que aprender a manejar pisanieves o coches 4X4 para superar pistas muy complicadas, se entrenan para subir a torres de hasta 65 metros asegurándose como los alpinistas o reparar averías, en ocasiones, con una sensación térmica que ronda los - 30 ºC. Su objetivo es anticiparse al problema y que el usuario no se vea afectado o que se repare lo antes posible.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.