El palacete de Villa Magdalena volverá a ser para todos los ovetenses. Así lo dijo ayer la concejala Isabel Pérez-Espinosa. La Fundación Príncipe de Asturias, aclaró, no tiene más opción que desocupar el edificio, ya que el acuerdo con el Ayuntamiento tenía valor temporal y se pensó en 2004 para el 25 aniversario de los Premios. Crear polémica son «ganas de enredar», ha dicho Espinosa, que asegura que se negociará  para conseguir una nueva sede dentro de la ciudad, ante las «amenazas» de llevarla fuera, que atribuyó al director de la Fundación, Graciano García.

Para el edil de Urbanismo, Alberto Mortera, «los agoreros» tendrán que callar, ya que el Ayuntamiento puede pagar los 11,2 millones que el Supremo fijó para abonar la expropiación.