Asturias es, junto con Cantabria y Galicia, la comunidad en la que hay un menor porcentaje de jóvenes entre 16 y 35 años emancipados. Según el Estudio de la Juventud Urbana de Asturias, elaborado por el Conceyu de la Mocedá, en 2006 vivían solos el 35% de los jóvenes asturianos. Para el sociólogo Enrique Alonso, la tardanza en la emancipación se debe tanto a factores económicos como a los valores culturales de los hogares del Principado. Otra de las conclusiones que se desprenden de este estudio es que Asturias es una de las comunidades que tienen la tasa de paro más alta entre los jóvenes.