Prisión de Villabona, Asturias
Prisión de Villabona, Asturias EUROPA PRESS

Desde UGT rechazan comentarios "gratuitos" o "fuera de lugar" contra los médicos de la prisión. "La asistencia médica a los internos en el Centro Penitenciario es similar a la del médico de familia de un centro de salud", señalan. Además, dicen que existe un acuerdo de colaboración con el Principado, por el que especialistas de la sanidad pública pasan consulta periódicamente en la prisión.

La organización aclara que en el centro penitenciario disponen de electrocardiógrafo en la enfermería, pero no dispone de uno portátil para realizar un electrocardiograma en la celda.

DROGAS

En el comunicado, UGT incide en la problemática que existe en la prisión asturiana con las drogas. Tras señalar que una parte importante de los reclusos son drogodependientes, lamentan que los controles y cacheos que se realizan diariamente no impidan que la droga y las pastillas psicotrópicas circulen en el interior.

La principal vía de entrada del tráfico de estupefacientes, según UGT, son los "vis a vis" y los regresos de permisos de salida. Los internos la introducen oculta en el interior de su cuerpo, según UGT.

"Los cacheos integrales (desnudo) tiene que ser motivados y previamente autorizados por el Jefe de Servicios, dando conocimiento del mismo al Juzgado de Vigilancia. Para realizar una simple placa de rayos X que pudiera detectar la ingesta de sustancias en el cuerpo para luego expulsarlas, se necesita autorización judicial", explican desde la organización.

"Durante mucho tiempo, se contrataron a tiempo parcial dos enfermeros para el reparto de la medicación durante los fines de semana y festivos. Como consecuencia de los recortes, la Administración Penitenciaria suprime estos contratos y se procede a dispensar el viernes la medicación para todo el fin de semana. En ocasiones, se ha detectado que algún interno trapichea con ellas", añade UGT.

Consulta aquí más noticias de Asturias.