Los hechos se remontan al año 2015 cuando como cada año el Ayuntamiento de Somiedo y la Consejería procedieron a desbrozar las carreteras de su competencia y fueron denunciados por desbrozar dos zonas en las que existía presencia de la especie protegida 'Centaura de Somiedo'.

En las diligencias previas el Ayuntamiento de Somiedo alegó que el desbroce realizado en la carretera local de Perlunes a Pola de Somiedo no estaba documentada la presencia de dicha especie, y que dicha carretera se desbrozaba todos los años, y que ello no había afectado a la planta.

Una vez solicitados los informes pertinentes al Servicio de Espacios Naturales Protegidos que presuponía que la planta había sufrido una pérdida significativa de ejemplares a resultas de las obras de desbroce llevadas a cabo en el mes de julio de 2015, este informe fue puesto en duda por la defensa llevada por el letrado Carlos Álvarez Arias dado que uno de los firmantes formaba parte del comité científico del Fapas, y el informe aportado por la Dirección General de infraestructuras lo califica como "muy discutible, exagerado y alarmista en cuanto a la valoración del daño producido, parcial y reduccionista sobre la historia ecológica del lugar y equivocado sobre la consideración de hábitat natural que se atribuye a una infraestructura como una carretera".

Por lo tanto, y dada la contradicción entre los informes la jueza ordenó el sobreseimiento. El alcalde de Somiedo manifestó su satisfacción por el sobreseimiento de la causa, y expreso la "apuesta indiscutible" del Ayuntamiento de Somiedo por la Conservación de la flora y fauna autóctona y el desarrollo sostenible del Parque Natural de Somiedo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.