Los vecinos de los distritos de Centro y Chamberí saben desde hace años que algo fallaba con las licencias a los locales, pero nadie les escuchó. Las asociaciones de los barrios de la Justicia, Chueca, Barrio Universidad, La Corrala (Embajadores) y Las Letras aportarán hoy al juez seis denuncias por la apertura ilegal de locales de ocio nocturno que ya presentaron en su día ante las juntas, la Comunidad y el Ayuntamiento. La denuncia más antigua se remonta a 2004, pero «ninguna de ellas tuvo jamás respuesta», destacan desde la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (Fravm), que se personará como parte afectada.

«Los vecinos son las víctimas directas de la corrupción», según la federación, ya que la falta de control en la concesión de licencias ha provocado «ruido, suciedad, violencia ligada al consumo abusivo de alcohol, degradación social, inseguridad ciudadana...».

Las asociaciones vecinales responden así a las excusas del Ayuntamiento, que negó tener conocimiento de la corrupción funcionarial en torno a la concesión de licencias. La Fravm está recopilando más denuncias de otros distritos de la capital.

Quieren abrir los bares sin licencia

La Cámara de Comercio defendió ayer que la solución al atasco en la concesión de permisos pasa por un sistema de autolicencias: un local puede abrir si se compromete a cumplir las normas, aunque no tenga licencia. El permiso llegaría pasado un tiempo. Por otra parte, Manos Limpias ha pedido al juez del caso Guateque que investigue a tres macrodiscotecas, entre ellas Kapital.