La moda de los escape room
Los juegos de escape se han convertido en una fenómeno mundial que no deja de sumar adeptos. FOX IN A BOX

El fenómeno de los escape room va en aumento y cada vez surgen más empresas nacionales e internacionales que se dedican a ello. Pero, ¿qué hay que saber a la hora de montar un negocio de escapismo en vivo?

Un local con espacio

Es difícil sobrevivir con una sola sala cuando se deben cubrir gastos de personal, alquiler y otros costes fijos. Asegúrate de que al menos puedan caber dos o incluso tres salas en el mismo lugar, aunque no tengas previsto abrirlas al mismo tiempo.

Cuanto más secretismo, mejor

A la hora de crear el site o promocionar en redes sociales, hay que evitar dar demasiados detalles sobre el contenido de las salas. El factor sorpresa es crucial en el juego.

Que la sala sea atractiva

Las salas deben ser visualmente agradables: invertir en una decoración de calidad es importante, pero a nivel tecnológico. Comprar mobiliario u objetos que sean valiosos no tiene sentido porque se desgastan rápidamente si tienes afluencia de público. Hay que evitar incluir elementos que confundan a los jugadores a la hora de encontrar las pistas ocultas.

Unirse a una franquicia, una opción

Si, por el contrario, prefieres despreocuparte de este tipo de menesteres, puedes unirte a una franquicia o bien contratar los servicios de una empresa que se encargue de diseñarel juego y la sala.

No abuses de la tecnología

Hay países, como Rusia, cuyas salas son fácilmente reconocibles incluso cuando se exportan a otros lugares: son 100% tecnológicas. En cambio, la seña de identidad que tienen las españolas es el uso de candados para poder acceder a alguna pista. ¿Qué es lo ideal? Una mezcla de las dos.

Temáticas originales

Si tu ciudad tiene leyendas, mitos o es históricamente importante, puede servirte para crear una temática diferente. Las más comunes suelen ser sobre Sherlock Holmes, piratas, científicos locos, una prisión...

Prueba antes la sala

Invita a personas con diferentes perfiles (desde los expertos que se han jugado muchas salas hasta aquellos que no tienen ni idea) para testar la sala. Te permite comprobar si los puzzles y acertijos son comprensibles, detectar aquello que hay que cambiar, si se puede resolver en 60 minutos, etc.