El guardia civil que supuestamente mató en Cambados (Pontevedra) a su ex compañera Mari Luz Posse, J.M.S, de 34 años, había sido juzgado el pasado verano y absuelto de un delito de agresiones, según aseguró ayer el subdelegado del Gobierno en Pontevedra. Tras indicar que ambos se habían cruzado denuncias similares por amenazas y agresiones, Fernández insistió en que la mujer no tenía ninguna orden de protección contra su ex pareja como consecuencia de su absolución en el juicio y relativizó que el suceso sucediese a las puertas del cuartel de la Guardia Civil, «porque ahí es donde vivía él».