Una carrera de hincar los codos
Está reformada y cuenta con un ala nueva.
Derecho es la facultad más céntrica y la envidia de las demás por su historia y patrimonio. De hecho, su fachada es uno de los elementos más destacados de la ciudad. Además, luce renovado aspecto después de su reforma y ampliación, inaugurada en febrero de 2006.

En ella se puede estudiar Derecho y la titulación doble de Derecho y Administración de Empresas. Ambas precisan de mucha constancia en el estudio, según sus alumnos, y cuentan con materias hueso. En la primera, Derecho Internacional Público hace sudar a muchos, igual que los civiles y sus exámenes orales y la Economía.

Su patrón es el 7 de enero y a él se encomiendan todos los titulados que saben que su futuro profesional es difícil.

Uno de sus problemas es que sus inquilinos fuman en las entradas al edificio y en algunas zonas de la facultad, lo que provoca numerosas quejas.

Los alumnos

Ismael Velasco; Licenciado en Derecho.

«El edificio ahora está muy bien, aunque antes de las obras pasábamos frío. La carrera es asequible, aunque hay que hincar los codos y estudiar y estudiar».

Héctor Miguel, Estudia 5º de Derecho.

«La reforma del edificio ha merecido la pena y tenemos todo lo que necesitamos, salvo una cafetería. Las materías no son difíciles, pero algunos profesores sí».

Los datos

Alumnos: 1.224, este año.

Ordenadores: 62  de acceso libre.

Cafetería: No.

Biblioteca: Sí, y salas de estudio y lectura.

Ubicación: En el centro. Enfrente paran el 2 y el 18.

Departamentos: Tienen salas para el estudio.