Desde la organización, señalan que el profesor tiene que hacer hoy de "jurista, enfermero, mediador de conflictos, psicólogo, bibliotecario, conserje, guardia de seguridad, administrativo, contable, encargado de suministros, tutor, experto en prevención de riesgos laborales, animador sociocultural, asistente social o informático".

De esta manera, ANPE considera que esas tareas hacen que quede "relegada y diluida" la labor docente. "¿Es esto lo que la sociedad quiere? ¿Tener a profesionales muy cualificados desempeñando tareas impropias?", se preguntan.

El sindicato dice que el panorama es "desolador" y que si se sigue con esta dinámica la escuela dejará de ser el lugar integrador en el que se forman e instruyen los ciudadanos del mañana para convertirse en "un mero lugar de recogimiento de niños y jóvenes, y todo por un criterio economicista al evitar la contratación de especialistas en cada materia".

ANPE, como sindicato profesional de docentes, considera que ha de alcanzarse un pacto de estado por la Educación que deje claro el catálogo de tareas docentes.

Consulta aquí más noticias de Asturias.