Folletos
Folletos CAIB

Con estos datos, la Conselleria de Salud ha puesto en marcha una campaña dirigida a la ciudadanía para informar de las reacciones adversas que pueden causar los medicamentos y la importancia que tiene notificar estas respuestas nocivas para mejorar la seguridad de los fármacos.

Para esto, el Centro de Farmacovigilancia de las Baleares ha editado 32.000 trípticos y 2.000 pósters (en catalán y castellano) que ya se está distribuyendo en hospitales, centros de salud y farmacias.

Este material divulgativo incluye información sobre las reacciones adversas a los medicamentos y sobre la plataforma www.notificaRAM.es de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), desde la que cualquier ciudadano puede notificar de forma sencilla si ha sufrido una respuesta nociva o no esperada tras la toma de un medicamento.

Hasta ahora las notificaciones sobre este asunto llegaban al Centro de Farmacovigilancia de Baleares a través de los profesionales sanitarios y de la industria farmacéutica, y, en menor medida, a través de los propios afectados.

Desde 2015, estas cifras han ido aumentando y se espera que sigan creciendo a medida que los ciudadanos se familiaricen con esta herramienta y se impliquen en la notificación.

Así, en 2015 se registraron 518 notificaciones de reacciones adversas a medicamentos, 351 emitidas por profesionales sanitarios, 161 por la industria farmacéutica y tres por los ciudadanos. En 2016, el total de notificaciones alcanzó la cifra de 1.248 (1.039 de profesionales sanitarios, 199 de laboratorios farmacéuticos y 10 de los ciudadanos).

Las notificaciones sobre los medicamentos se registran de forma anónima en una base de datos. La información es evaluada por técnicos del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos. Después, los organismos encargados establece acciones reguladoras sobre su uso.