El dueño de Marina d'Or, imputado por presunta corrupción urbanística
Jesús Ger, a su salida del juzgado. DOMÉNECH CASTELLÓN / EFE

El propietario del complejo urbanístico Marina d’Or, Jesús Ger, declaró este lunes durante hora y media en un juzgado de Castellón, por un posible delito de prevaricación y tráfico de influencias en la aprobación de un PAI (plan urbanístico) por el Ayuntamiento de Oropesa del Mar.

Esta macrourbanización, en la que habría obtenido trato de favor, ocupa una superficie de 350.000 metros cuadrados (el equivalente a 43 campos de fútbol).

El plan no tenía autorización de Costas. El alcalde, Rafael Albert (PP), también figura como imputado.

Por otra parte, un juzgado de La Vila Joiosa juzga hoy al ex alcalde José Miguel Llorca por difundir un currículo en el que se exponía que era médico pese a no poseer esta titulación.