Según han informado fuentes del Gobierno regional a Europa Press, varios de estos vecinos han podido realojarse con familiares, mientras que el resto se han distribuido en distintos hoteles de la ciudad.

Fue el pasado 31 de diciembre cuando se recibió escrito en la Delegación Provincial de Fomento informando de la grieta aparecida, tras lo que el 4 de enero los técnicos instalaron testigos para controlar si esa grieta se agravaba con el paso de los días.

Al comprobar que los testigos han ido cediendo espacio porque la grieta iba en aumento, se ha tomado la decisión de realojar a los vecinos, tras lo que se procederá a realizar un informe técnico para detectar si se trata de motivos estructurales que requieran actuar en la cimentación del inmueble o si se limita a un problema puntual de más fácil solución.

La consejera de Fomento, Agustina García Élez, ha acudido al inmueble para comprobar su estado. Además, ha presentado una solicitud de comparecencia en las Cortes regionales para dar explicaciones de lo sucedido.