Pakistán
Zainab, la niña de siete años secuestrada, violada y asesinada en la ciudad pakistaní de Kasur. Foto cedida por la familia / EFE

Al menos dos personas murieron y otras tres resultaron heridas este miércoles en las protestas por el asesinato y violación de Zainab, una niña de ocho años, en la ciudad oriental de Kasur. Las autoridades aseguran que en los últimos dos años se han registrado doce casos similares en esa zona de Pakistán.

La pequeña desapareció el pasado jueves cuando estaba al cuidado de un tío porque sus padres se encontraban en Arabia Saudí de peregrinación religiosa.

El cadáver se encontró este martes en la basura y, según los exámenes preliminares, Zainab sufrió abusos sexuales antes de morir.

Las autoridades paquistaníes prometieron tomar medidas tras la muerte de la menor y el comienzo de los disturbios.

"Dolido por el asesinato y el abuso sexual a una niña de 8 años. No descansaré hasta que los autores de este acto cruel sean arrestados y reciban el mayor castigo de acuerdo con la ley", afirmó en Twitter Shehbaz Sharif, jefe de Gobierno de la provincia del Punjab, donde se ubica Kasur.

Zulfiqar Ahmed, portavoz de la Policía de la ciudad, indicó a Efe que los dos manifestantes murieron en un asalto a las oficinas del comisionado adjunto de la ciudad, en protesta por la supuesta inacción de las fuerzas policiales ante los asesinatos de niños.

"La multitud se volvió violenta y la Policía tomó medias de defensa", afirmó el portavoz, que añadió que los manifestantes destrozaron vehículos y lugares públicos.

Otro portavoz policial de la ciudad, Mohamed Usman, afirmó que debido a la muerte de la niña muchos comercios no abrieron y se están produciendo protestas en varias zonas de la ciudad con grupos de centenares de personas enfrentándose contra los agentes. "Los manifestantes trataron de entrar en la oficina central de Policía pero fueron repelidos", indicó.

90 sospechosos y un detenido

La ciudad de Kasur ha vivido varios episodios y escándalos de abusos a menores en los últimos años. La Policía afirma que al menos cinco de esos casos están relacionados con un hombre que fue arrestado y que se han tomado muestras de ADN a aproximadamente 90 sospechosos, según publica Huffington Post.

En agosto de 2015 estalló en la zona un escándalo de pedofilia en el que 19 menores fueron grabados en vídeos y en fotografías por una red formada por 17 personas en el pueblo de Ganda Singh Wala, en el área de Kasur.

En abril de 2016, un tribunal antiterrorista condenó a cadena perpetúa a dos acusados por ese caso.

Tras ese escándalo, Pakistán convirtió en delito los abusos sexuales a menores y la pornografía infantil, crímenes castigados con penas de hasta siete años de cárcel y que antes no eran sancionados.