Más ayudas para actividades extraescolares. Los servicios sociales del Ajuntament de Barcelona destinarán más dinero a las actividades extraescolares, esplais y casals para que puedan acceder los hijos de familias que no tienen dinero para pagarlos: unas 14.000 en toda la ciudad. De esta voluntad del consistorio podrían beneficiarse también los 3.900 menores en riesgo de exclusión social que son atendidos al año.

Son menores que en algunas casos forman parte de familias desestructuradas, pero también de familias tradicionales «con problemas para llegar a final de mes», según explicó ayer Ricard Gomà, responsable del área de Acció Social en el Ajuntament.
Para Gomà, la «discriminación» por razones socioeconómicas ha desaparecido en las escuelas públicas y pretende que lo haga de las actividades extraescolares.

De las 14.000 familias con menores que son atendidas en Barcelona, unas 5.800 lo son por no llegar a final de mes o sufrir dificultades puntuales, como el inicio del curso; unas 2.300 por el «absentismo o fracaso escolar» de sus hijos y el mismo número de familias por la falta de atención hacia ellos.