Manifestación en apoyo a la familia adoptiva de Maloma
Manifestación en apoyo a la familia adoptiva de Maloma EUROPA PRESS/CEDIDA

El Ayuntamiento de Sevilla aprobó en su último pleno ordinario, celebrado el pasado 27 de diciembre, una moción del PP, el PSOE y Ciudadanos en apoyo a las reivindicaciones de la familia española de Maloma, la joven natural del Sáhara Occidental y nacionalizada española al ser adoptada por un matrimonio de Mairena del Aljarafe, que denuncia su "secuestro" a manos de su familia biológica.

La moción fue debatida después de que pocos días antes, el padre adoptivo de Maloma, José Morales, visitase el Ayuntamiento hispalense en el marco de las gestiones y contactos que promueve la familia española de la joven, a cuenta de su supuesto "secuestro" a manos de su propia familia biológica en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia).

Y es que el pasado mes de diciembre, como recordaba a Europa Press el propio José Morales, se cumplían ya dos años de la presunta retención forzosa de Maloma por parte de su familia biológica, a la que la joven visitaba en diciembre de 2015 con motivo de los problemas de salud que atravesaba su madre natural.

Desde entonces hasta ahora, eso sí, el caso de Maloma ha deparado diferentes giros. Y es que si bien la familia española de la joven recuerda que la misma viajó a Tinduf "con billete de vuelta" y fue retenida "por la fuerza", en febrero de 2017 circulaba un nuevo vídeo, en el que la propia Maloma negaba que estuviese "secuestrada por el Frente Polisario, por Argelia", por su familia biológica o "por nadie". "Estoy aquí porque yo quiero. Es mi deseo estar una temporada con mi gente", enfatizaba, avisando de que "se está formando una bola increíble" en torno a su situación.

La joven incluso contrajo matrimonio el pasado mes de marzo en los citados campamentos, con la asistencia del consejero político y cultural de la Embajada de España en Argel, Gerardo Fernández-Gavilanes Díez, toda vez que la familia española de Maloma insiste en que antes del último vídeo y de la boda, ella misma habría trasladado, mediante una conversación telefónica "que estaba deseando volver" a España.

QUE SE PRONUNCIE EN ESPAÑA

Bajo la premisa de la que la joven está coaccionada y coartada por su propia familia biológica, la familia adoptiva de Maloma reclama que la muchacha pueda pronunciarse en España, en plena libertad, sobre qué futuro desea para sí misma.

El caso es que fruto de las acciones promovidas por José Morales y su esposa para lograr que Maloma pueda pronunciarse en España, el último pleno ordinario del Ayuntamiento hispalense debatió una moción conjunta promovida por el PSOE, el PP y Cs, en apoyo a las demandas de la familia española de la joven.

Durante el debate de esta moción, la concejal de IU Eva Oliva criticó que ninguna de las citadas fuerzas políticas defendiese la propuesta, anunciando el voto contrario de la federación de izquierdas. Y es que según Oliva, este conflicto es fruto "de la injusta invasión y exilio del pueblo saharaui", que fue "abandonado" por España en 1975 y con el que la sociedad española y sus instituciones tienen una "deuda" pendiente.

Al respecto, Oliva argumentaba que Maloma "se llevó 12 años sin ir a los campamentos" saharauis de Tinduf a visitar a su familia biológica, lo que se tradujo en un "grave problema de desarraigo de su cultura y sus raíces". "Eso no se tenía que haber permitido y no tendría que haber pasado", señalaba Eva Oliva respecto a las circunstancias que han derivado en el citado conflicto.

"LO QUE HA HECHO" MALOMA

En ese sentido, Eva Oliva recordaba que Maloma "es mayor de edad" y tiene "libertad para decidir", que es precisamente "lo que ha hecho". "Es verdad que se la retuvo a la fuerza, pero una vez allí, ha dicho claramente que quiere estar en los campamentos y que vendrá a España cuando ella lo considere oportuno", defendía Eva Oliva, según la cual Maloma "está donde quiere estar".

Igualmente, lamentaba que la familia adoptiva española de Maloma haya "encaminado su lucha" contra el Frente Polisario, porque a su juicio dicha entidad "ha intentado mediar" en el conflicto.

Desde las filas del PP, no obstante, se insistía en que Maloma fue "retenida en contra de su voluntad" por parte de su familia biológica, que "no tiene derecho a decidir sobre ella", sobre todo porque después de ser nacionalizada española, es "una ciudadana española" y disfruta de los derechos y libertades dispuestos para este país. Así, los populares apoyaron que la familia adoptiva de la joven "siga presionando para que dejen expresarse a Maloma en libertad".

En el caso de Participa Sevilla, finalmente, Susana Serrano avisó de que se trata de un asunto especialmente "complejo", recordando los vídeos en los que Maloma manifiesta que "se quiere quedar" en los campamentos saharauis y considerando que en el Sáhara Occidental "hay problemas más graves". En ese sentido, Serrano anunció que su fuerza promoverá una "moción alternativa" sobre este conflicto, de la mano de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui. Finalmente, la moción fue aprobada con el respaldo del PSOE, el PP y Cs, la abstención de Participa y el voto contrario de IU.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.