Juicio jurado acusado matar a un niño en una balsa de Málaga
Juicio jurado acusado matar a un niño en una balsa de Málaga EUROPA PRESS

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con sede en Granada, ha acogido este miércoles una vista por los recursos presentados por esas dos partes contra la sentencia de la Audiencia de Málaga que condenó al acusado por un delito de asesinato a 17 años y medio de prisión, después del veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular.

A lo largo del proceso, las acusaciones que representan al padre y la madre del pequeño y la Fiscalía mantuvieron que se trató de un delito de asesinato; mientras que la defensa sostuvo que el niño se cayó a la balsa, planteando un homicidio imprudente y, alternativamente, que se considerara que concurrían las atenuantes de alteración mental y confesión tardía.

Así, el abogado del padre del pequeño, Antonio Caracuel, ha defendido en su recurso una agravación de la pena, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos "porque estamos hablando del asesinato de un niño de tres años, con la indefensión que ello conlleva, además del engaño del que se valió"; y también por las circunstancias y la actitud del acusado, ocultando el lugar donde había dejado al menor.

El letrado ha indicado que "si este crimen que no tenía que haber pasado ocurre cinco meses más tarde estaríamos hablando de un delito que conlleva la prisión permanente revisable". "Y la misma gravedad tiene en febrero de 2015 que en julio de ese año", ha manifestado en declaraciones a Europa Press, insistiendo en que "hubo alevosía" y en que "existía un móvil que eran los celos".

"El niño le estorbaba y eso quedó demostrado en el juicio", ha dicho Caracuel, quien también ha asegurado que el crimen "fue premeditado", incidiendo, como ya hiciera en la vista oral, en que el día de los hechos el acusado "no improvisó nada, sino que lo tenía premeditado y todo muy bien preparado".

Por su parte, el letrado del acusado, Juan Manuel Aído, ha explicado a Europa Press que en la vista han ratificado el recurso presentado, en el que se insta a que el TSJA acuerde repetir el juicio o dicte una nueva sentencia, acogiendo las tesis que ha venido manteniendo a lo largo del proceso. Así, han reiterado que "no hay pruebas suficientes para condenarlo por un delito de asesinato".

Este abogado considera que hubo una "ilógica" valoración de las pruebas, que se produjo un error en el objeto del veredicto y que existe falta de motivación en éste y en la sentencia, lo que ha generado indefensión en su cliente, que ha estado presente en la vista de este miércoles, tras ser trasladado desde el centro penitenciario en el que cumple condena, pero que no ha intervenido.

Ambas partes han impugnado los argumentos expuestos en el recurso contrario, pidiendo que no sean estimado y, según han indicado los letrados, la Fiscalía se ha opuesto a los dos planteamientos, instando a que se confirme la sentencia dictada. El asunto ha quedado visto para sentencia por parte del alto Tribunal andaluz.

En la sentencia de Málaga se declaró probado que el acusado mantenía con la madre del niño una relación sentimental "a veces complicada" y que era una persona "muy celosa, tanto respecto de la anterior pareja de la mujer como respecto de otros hombres", al tiempo que tenía "cierto resentimiento contra su pareja".

En las fechas anteriores a los hechos, el acusado "llegó a sentir que el menor era un estorbo en su relación de pareja" y, aunque su relación con el niño "era buena y fluida, intentó que el padre se lo llevara. Como no lo logró, "decidió acabar con su vida", señaló la Sala.

El día de los hechos, el hombre fue a recoger al pequeño al colegio y en lugar de volver a casa se lo llevó en coche hasta un paraje apartado y ubicado en la zona de los Montes de Málaga, donde caminaron por un camino de tierra hasta llegar a una balsa. Una vez allí, el acusado, "sabedor de que el menor no sabía nadar, y prevaliéndose de su evidente superioridad física, lo arrojó sin miramientos al interior de la balsa, dejando que se ahogara".

Posteriormente, el acusado, "continuando con su plan", se fue con su coche y "para eludir las consecuencias de sus actos", se dirigió hacia el centro comercial de Rincón de la Victoria (Málaga) "ya que tenía pensado decir que el niño se le había perdido en dicho centro".Allí, fingió haber perdido al niño y, tras cambiar de versión en tres ocasiones "y ante la presión a que se vio sometido", condujo a los agentes al lugar en donde se encontraba el menor.

Consulta aquí más noticias de Málaga.