Al ser cuestionado por este tema durante una visita a un centro de Vigo, Rodríguez ha explicado que esta desconfianza se debe a la "carencia de información" por parte de la empresa municipal, que "no transmite" datos sobre la calidad del agua, motivo por el que se está distribuyendo agua embotellada.

Así las cosas, y teniendo en cuenta que en "momentos críticos hubo valores no recomendados para el consumo de agua", ha indicado que se ha tomado esta medida en los colegios Ría de Vigo (Canido), Carrasqueira (Coruxo), y San Salvador (Teis), hasta que "la empresa obligada a facilitar información sobre la calidad del agua, dé los datos necesarios para -poder- estar tranquilos".

El pasado mes de diciembre la Xunta ya ordenó preventivamente restringir el consumo de agua en el CEIP Ría de Vigo, después de que un informe del laboratorio municipal de Vigo arrojase que el día 12 de ese mes el agua del grifo tuvo valores en hierro superiores a los que delimitan la potabilidad; ante lo que el Ayuntamiento culpó al estado de las tuberías del centro.

PROBLEMAS EN UN COLEGIO DE O PORRIÑO

Por otro lado, en cuanto a un colegio de O Porriño, concretamente en el CEIP Ribeira, donde este martes se desprendió una viga y se rompió el falso techo, el conselleiro ha garantizado las condiciones de seguridad "en todo el centro" salvo en ese aula, que no se está usando.

El jefe territorial de Educación en Pontevedra, César Pérez Ares, ha comunicado, asimismo, que hasta el lugar se han desplazado arquitectos, técnicos y otro personal de la Xunta, y que la seguridad en el colegio "es total".

Tal y como ha apuntado, estos desperfectos se deben a un exceso de alumnos en el aula superior durante unos actos celebrados por Navidad, ante lo que ha comunicado que en febrero se va a reforzar la viga, y más adelante prevén reorganizar el centro, ubicando el salón de actos en la planta de abajo en la zona que ocupan la ludoteca y el salón de juegos, que trasladarán al segundo piso.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.