Según han informado a Europa Press fuentes del servicio meteorológico que depende de la Consellería de Medio Ambiente, el tornado fue detectado por el radar, pero se desconoce la intensidad concreta, debido a que no hay una estación en el punto en el que se ha observado.

De hecho, los vientos que se registraron en el entorno de Sanxenxo, donde el tornado entró por la zona de Portonovo, fueron de 107 kilómetros por hora en Cabo Udra, 90 kilómetros por hora en Ons y 73 kilómetros por hora en A Lanzada.

El 112 ha confirmado que se han registrado ráfagas de viento intensas y de dirección cambiante que entraron por la zona de A Lanzada y se desplazaron hacia el interior, en dirección a la parroquia de Vilalonga, donde también se registraron los efectos de este fenómeno meteorológico, especialmente en una vivienda que sufrió daños en el tejado y las ventanas.

Además, cayeron árboles -alguno encima del tendido eléctrico y telefónico- y se detectó humo en un transformador en la subida al cementerio de Noalla. Para atender estas incidencias se activó un operativo sobre las 10,00 horas, en el que participaron efectivos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Ribadumia, del GES de Sanxenxo y de Policía Local.

Fuentes de Meteogalicia han indicado, además, que los "ecos" del tornado se desplazaron hacia el municipio pontevedrés de Cotobade, pero según las mismas fuentes a este punto ya no llegaron vientos en la forma de tornado, si bien se registraron fuertes granizadas.

Asimismo, el temporal, que ha afectado con intensidad a la provincia de Pontevedra a primera hora de la jornada de este miércoles, ha obligado a suspender algunas líneas del transporte de ría entre Vigo y Cangas, como ocurrió con la Naviera Mar de Ons, aunque solo en el tramo entre las 8,00 y las 11,00 horas.

DESALOJO DE UN COLEGIO

Las fuertes ráfagas de viento provocadas por este tornado derivaron en daños en las persianas y en el levantamiento de tejas y de parte de la cubierta del pabellón deportivo en el colegio de Noalla, y además se levantó el paseo de madera de A Lanzada y parte de éste cayó dentro del recinto escolar.

Ante todas estas circunstancias, la Policía Local evacuó el centro, mientras el personal del colegio avisaba a las familias de los niños, para garantizar la seguridad y evitar daños personales, según ha informado el 112.

Sobre esta asunto, el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, ha comentado durante un acto en Vigo que la ubicación de este colegio, al lado de la playa de A Lanzada, tiene ventajas pero también la desventaja de que "está expuesto a las inclemencias" meteorológicas.

Así, ha manifestado que este tornado ha levantado "parte" del tejado, y, ante la situación, se decidió desalojar a todos los usuarios. Algunos niños, ha explicado, fueron recogidos por sus familias, mientras que el resto fueron puestos "a salvo" y se avisó a sus parientes.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.