La CIG presenta un informe sobre los ingresos de los gallegos
La CIG presenta un informe sobre los ingresos de los gallegos EUROPA PRESS

Un incremento del trabajador pobre, que no consigue satisfacer sus necesidades pese a tener empleo, y las dificultades de los jóvenes para alcanzar un salario digno en Galicia son las principales conclusiones de un estudio sobre los ingresos de los gallegos presentado este miércoles por la CIG.

"Se está asentado la figura del trabajador pobre en Galicia", ha denunciado en una rueda de prensa el secretario de Servicios y Afiliación del sindicato nacionalista, Renato Núñez, que ha acompañado a Nati López en la presentación del documento que usa como base los datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2016 sobre las declaraciones anuales de retenciones e ingresos a cuenta sobre rendimientos del trabajo.

En su intervención, la autora del estudio ha explicado que en 2016 declararon ingresos a Hacienda un total de 1.784.611 personas en Galicia. Los más elevados los percibieron aquellas personas que combinan salarios procedentes del trabajo con algún tipo de pensión, condición que tuvieron 76.740 personas, con una retribución media de 26.354 euros anuales.

En el lado opuesto el documento sitúan a las 67.194 personas que solo percibieron fondos procedentes de alguna prestación por desempleo, ya que sus ingresos medios anuales alcanzaron los 4.135 euros como máximo.

SITUACIÓN QUE EMPEORA

La CIG ha descrito un empeoramiento de la situación de todos los colectivos desde 2009, ejercicio desde el que solo resisten los pensionistas, que registran un incremento de los ingresos medios debido al tipo de prestaciones que reciben las personas que se incorporaron a este sistema durante este periodo.

"Es cierto que a este colectivo no se le redujeron las retribuciones (los incrementos fueron mínimos), en términos corrientes; hecho que no ocurrió con las personas asalariadas, que tanto en el sector público como en el privado vieron reducidos los sueldos", señala el sindicato.

Así, Nati López ha precisado que, en el caso de los asalariados, la reducción de los fondos que cobran es de un 1,6%; y la de los desempleados de un 18%. "Si tenemos en cuenta el incremento de la inflación en este periodo, que fue de un 10,2%, queda más que patente la grave pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora desde el inicio de la crisis hasta la actualidad", ha indicado.

Entre otras cuestiones, el sindicato nacionalista atribuye esta reducción de los ingresos que reciben las personas que no tienen empleo al hecho de que cada vez sea mayor el número de desempleados que percibe el subsidio (de cuantía inferior) al de los que perciben la prestación contributiva.

"Para los que solo percibieron ingresos procedentes del desempleo en el año 2016, estos apenas superaron los 4.000 euros anuales de media", aclara la CIG.

PERSONAS ASALARIADAS

El texto presentado este miércoles señala que, de media, la población asalariada tuvo unos ingresos medios brutos anuales de 18.114 euros, un 1,5% superiores a los de 2015 pero aún un 0,5% inferiores a los de 2009. "Si tenemos en cuenta el incremento de los precios en este periodo, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores gallegos supera el 11% en siete años", ha indicado Nati López.

Además, el documento también advierte "fuertes diferencias y grandes desigualdades" entre la población asalariada por tramos de ingresos en relación al salario mínimo interprofesional (SMI). "En 2009 había un 14,5% de personas asalariadas con ingresos inferiores a la mitad del SMI. A finales de 2016 son un 18,09% las que se ven en esta situación, y lo que es más grave, con ingresos inferiores", apunta.

De este modo, señala que antes del inicio de la crisis este colectivo de población tuvo unos ingresos anuales de 1.947 euros. Y en 2016, los ingresos de este grupo fueron de 1.862 euros anuales, un 4,3% menos, por lo que resulta el único colectivo con menos ingresos que en el año 2009.

El informe elaborado por la CIG sitúa en el lado opuesto de la tabla a los asalariados con sueldos superiores a 10 veces el SMI. Según indica, este colectivo se redujo en este periodo pero sus ingresos anuales aumentaron un 31,6%. "De hecho, es el tramo de salario en donde más crece el ingreso medio", explica.

LOS JÓVENES, LOS SALARIOS MÁS BAJOS

El estudio realizado por Nati López también sitúa a los jóvenes como la población que percibe los salarios más bajos. Así, describe que, de media, una persona menor de 18 años apenas alcanzó los 1.610 euros anuales de ingresos brutos en 2016. Para edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, los ingresos anuales fueron, como máximo, de 6.311 euros brutos al año.

"Estamos hablando de ingresos muy pequeños, inferiores en todo caso al SMI, que para este año estaba establecido en 9.172 euros anules; es decir, hasta los 26 años, de media, no se llega al salario mínimo interprofesional", han denunciado.

AUMENTO DEL SALARIO MÍNIMO

Para revertir estos datos y mejorar la situación de los trabajadores gallegos, la CIG ha considerado "fundamental" el incremento del salario mínimo interprofesional hasta los 857 euros, como "considera la UE", y ha cargado contra los sindicatos estatales por apoyar el acuerdo con la patronal y el Gobierno estatal que no contempla esta subida hasta el 2020 y la condiciona al crecimiento de la economía.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.