La batalla judicial entre Paul McCartney y Heather Mills dio este fin de semana un giro, después de que salieran a la luz unas grabaciones donde el ex beatle deja claro que espera que su ex esposa se suicide para no pagarle ni un duro. Dicha grabación será una evidencia central en el caso de divorcio de la pareja.