La esposa del príncipe Eduardo de Inglaterra, Sophie Rhys-Jones, dio a luz ayer en Londres al segundo hijo de la pareja. El niño, octavo en la línea de sucesión al trono, pesó 2,8 kilos y nació en un hospital público.