Hospital Clínico Universitario de Valladolid.
Hospital Clínico Universitario de Valladolid. EUROPA PRESS

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha defendido la actuación de los profesionales del Hospital Clínico de Valladolid en el caso de un bebé que falleció en 2014 y por el que se ha condenado a Sacyl y su aseguradora a pagar una indemnización de más de 162.000 euros.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha fallado en contra del Servicio Regional de Salud al considerar que no se sometió a monitorización continua al bebé, como se recomienda, sino en distintos periodos, y además no se le practicó de urgencia una cesárea a la madre.

A este respecto, el consejero de Sanidad, aunque ha aclarado que debe respetar la sentencia, considera que es una "apreciación" del tribunal que no se hizo todo lo que se podía hacer, algo que "no concuerda" con lo que dicen los responsables del Clínico, a los que considera que hay que defender.

En esta línea, ha afirmado que, en ocasiones, cuando ocurren los hechos, es "muy fácil" decir que se podrían haber hecho más cosas, pero en el día a día hay que aplicar los protocolos, que es lo que los profesionales deben hacer con los medios que pone la Gerencia y la Consejería, que los ponen a su disposición.

Sáez Aguado ha calificado el resultado de este caso de "lamentable" pero al mismo tiempo ha incidido en que la interpretación por parte de las autoridades judiciales es distinta que la de los profesionales sanitarios.

En cuanto a la referencia en la sentencia de si se debía hacer una monitorización constante, cuando se hizo en cinco o seis ocasiones a lo largo del día, el consejero ha asegurado que en su momento no lo compartieron los profesionales.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.