Calor y Café
Calor y Café EUROPA PRESS

El dato "esperanzador" que se deriva de este primer balance anual, según el director de Cáritas Diocesana de Málaga, Francisco José Sánchez Heras, es que de esas personas "111 han iniciado un proceso de recuperación personal", pues se han derivado a Puerta Única, donde se les asigna el recurso adecuado para que comiencen dicho proceso.

"Es una buena noticia", ha insistido Sánchez Heras añadiendo que también, de manera voluntaria, han abandonado el centro 123 personas, es decir, un 37 por ciento del total de acogidos. De igual modo, ha resaltado que 95 personas han accedido a plazas de los recursos de la Agrupación de Desarrollo, y que 31 personas han hallado una salida socio-laboral.

Este "centro de transición, que no de alojamiento permanente", ha especificado el director de Cáritas Diocesana, ha estado ocupado así, desde el 1 de enero de 2017, todas las noches por 20 personas, número máximo de plazas de las que dispone Calor y Café.

En este sentido, Sánchez Heras ha destacado que este número de plazas se vio superado en el mes de agosto, "cuando hubo un pico de mayor asistencia, y se acogió a 25 personas de media", ha asegurado.

En cuanto a la captación de fondos, el director de Cáritas Málaga ha asegurado que el centro es posible "gracias a la buena voluntad de la gente que confía sus bienes a esta causa". Así, desde que se iniciara la campaña de captación, han recaudado un total de 402.356,21 euros.

De este importe, 208.356,21 euros corresponden a donativos de particulares y entidades; 68.000 euros proceden de una donación especial; y 50.000 fueron aportados por Cáritas.

Para la puesta en funcionamiento de Calor y Café fueron necesarios 156.956.20 euros, de esta cantidad 75.000 fueron financiados por el Ayuntamiento de Málaga. El coste total del funcionamiento del centro en 2017 ha sido de 204.643 euros. Así, para el año 2018, han asegurado, se ha presupuestado un coste de 212.335 euros.

PERFIL DE LOS ACOGIDOS

Por su parte, el director de Calor y Café, Vicente Jiménez, ha señalado que en este centro de acogida, que abre de 21.00 horas a 09.00 horas, la mayoría de personas que acuden son hombres. Es decir, de las 328 personas atendidas, 265 han sido hombres, lo que supone el 81 por ciento del total.

También la mayoría, ha añadido, son de nacionalidad española alcanzando el 68 por ciento, o lo que es lo mismo, 223 personas, mientras que el 32 por ciento han sido inmigrantes -22 por ciento comunitarios y diez por ciento extracomunitarios-.

En este sentido, Jiménez ha lamentado que la media de edad de las personas que acuden es de 45 años. "Es el dato que más pena nos da y más nos entristece", ha asegurado añadiendo que "es muy triste que personas con esa edad tengan la vida rota".

Por ello, ha incidido en que Calor y Café no es para largas estancias, pues la media de permanencia de las personas en 2017 ha sido de 15 días, sino que lo que pretenden es que estas personas "vayan avanzando" y "se les impulsa a salir de la calle". "Es un centro de vida, de relación".

Además, ha apuntado que son "muy tolerantes y flexibles" y que no piden la documentación social o sanitaria, sino que "ofreciendo café y calor conseguimos que las personas se vayan abriendo".

También en relación con el perfil de los acogidos, el vicario para la acción caritativa y social, Gabriel Leal Salazar, ha añadido que "lo que más me duele es ver a gente joven esa situación y a familias que no se pueden ir porque no hay quien les alquile ni una mala habitación", porque aunque tengan ayudas y "el dinero por delante" para poder alquilar, se tiene miedo a alquilar a una persona pobre, ha añadido el director de Cáritas.

"Es trágico la situación de los de 40 y 50 años, pero también es trágico ver que gente que está empezando a vivir ya están tirados en la calle", ha reiterado Leal.

"SE NECESITAN MÁS RECURSOS PÚBLICOS"

Por otro lado, han insistido en la necesidad de "más recursos públicos" y de realizar "más centros como este" que, entre otras motivos, el vicario de acción solidaria ha detallado que se llevó a cabo para poner sobre la mesa que un proyecto así se podía hacer "sin mucha inversión".

Málaga cuenta, han asegurado, con 243 camas disponibles para personas sin hogar. Pero se calcula, ha dicho el director de Cáritas, que alrededor de 85 y 95 personas duermen en la calle en la ciudad malagueña. "Se necesitarían unas 340 camas como mínimo", ha incidido.

Además, han destacado el valor de "centros reducidos" como Calor y Café. "Lo que funcionan son pequeños recursos donde no se concentre la pobreza y desde donde se pueda acompañar en el proceso", ha dicho Leal.

Por su parte, Sánchez Heras ha hecho hincapié en que "que haya personas en la calle no es normal, natural y, además, es evitable", ha asegurado. "Cuando a la gente se la quiere y se le trata bien, responden de otra forma", ha apuntado el director del centro.

Por otro lado, han querido poner en valor la labor que hacen los 30 voluntarios de Calor y Café, así como los siete trabajadores que "durante 365 días están dando vida a los acogidos y realizando una tarea muy importante".

Consulta aquí más noticias de Málaga.