Así lo ha asegurado durante la presentación del Museo Paleontológico de Cuenca, donde ha dicho que este día "llenaría de envidia a muchas ciudades y regiones de España", añadiendo en referencia a Cataluña -aunque sin citarla- que se trata de una región que "hoy se está peleando no sólo con el déficit, otros incordios y algunas incomprensiones" sino además "consigo mismos".

El líder regional ha aprovechado el anuncio del impulso a esta infraestructura museística en la capital conquense para hacer un paralelismo velado con lo que ocurre en Cataluña.

"Hay que tener un proyecto de ciudad, de región, de país. Pero hay que tenerlo también en un proyecto de esta naturaleza, con una envergadura que afortunadamente sobrepasa las dimensiones de la Comunidad Autónoma", ha dicho, antes de enfatizar que una de las características de este proyecto cultural es muestra de que en Castilla-La Mancha hay "voluntad de tener claro lo que se quiere". "Ojalá en todos los rincones de España tuvieran claro lo que se quiere. Nosotros podemos decir con este proyecto que tenemos muchas claras. O al menos lo esencial, lo tenemos claro".

Ha abundado en este discurso indicando que la región que preside "no se va a permitir el lujo de dudar". "Ni de lo que somos, ni de lo que queremos. Es un tesoro no perder el tiempo en estar rebuscando en nuestros ancestros, en nuestras tradiciones, en nuestros escudos, en lo que somos hoy en día".

En este punto, ha utilizado un símil paleontológico para decir que "llama la atención cómo de una pequeña huella de hace millones de años se pueden sacar conclusiones e interpretar lo que pasó", mientras que hoy en día existe esa "incapacidad" de interpretar "lo que pasó en las últimas elecciones en Cataluña".

"Yo no soy capaz de interpretarlo. Y mucho menos de lo que terminará pasando en este mes de enero en una solución política de Cataluña que tanto y tanto nos va a influir en el ámbito territorial en España", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.