Ángela de Miguel
Ángela de Miguel EUROPA PRESS

La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ha abogado por atraer empresas y consolidar las ya existentes, favoreciendo el incremento de su tamaño medio, como forma de evitar la pérdida de población en la provincia mediante la generación de empleo.

Así lo ha defendido este miércoles su presidenta, Ángela de Miguel, durante un desayuno informativo en el que ha hecho balance de 2017 y ha expuesto las expectativas de su organización para 2018.

"No hay otra manera de fijar población que con empleo, y el empleo lo crean las empresas", ha insistido De Miguel, quien ha apostado por "consolidar las existentes y atraer nuevas", así como "trabajar con las de aquí para que ganen tamaño", puesto que "las empresas locales son las que más apego tienen por el territorio".

Tras defender un trabajo "transversal" y políticas "a medio y largo plazo" para conseguir este objetivo, Ángela de Miguel ha reclamado la generación de un "ecosistema emprendedor" que permita "aprovechar el talento" que hay en Valladolid y evitar que se vaya fuera.

La presidenta de la CVE ha incluido entre las medidas a adoptar para este fin una mayor colaboración entre universidad y empresa y un "apoyo decidido al I+D", al tiempo que ha reclamado "menos burocracia" y un sistema de cotizaciones que "no incremente en exceso los costes laborales".

"FLEXISEGURIDAD"

Respecto a esto último, ha pedido para España un modelo de "flexiseguridad" similar al que, a su juicio, existe en países como Austria o Dinamarca en el que se combinan pocas trabas para el despido con una alta protección social del desempleado, que durante los primeros cuatro años "percibe el 90 por ciento de su sueldo".

Según ha recordado la líder de la patronal vallisoletana, estos países han logrado que prácticamente no exista desempleo y que haya, sin embargo, un "movimiento continuo" de trabajadores que pierden su empleo y encuentran otro rápidamente.

Asimismo, ha defendido que la recaudación para sostener este sistema de bienestar recaiga "al final de la cadena de valor y no al principio", ya que así se evita "lastrar la generación de riqueza y empleo". Frente a la flexibilidad de los modelos de Dinamarca o Austria, ha acusado al español de estar "obsoleto" y de basarse en "parches" sobre una base de relaciones laborales "heredadas del franquismo".

En cuanto a los salarios, Ángela de Miguel se ha mostrado a favor de que suban en aquellos sectores y empresas "con más crecimiento", pero ha puntualizado que la recuperación "no está siendo homogénea" y ha puesto como ejemplo el caso del comercio vallisoletano, donde una subida generalizada de sueldos podría suponer "la puntilla".

También se ha referido la presidenta de la CVE a la temporalidad de los contratos, sobre lo que ha admitido que en la economía española hay muchos sectores marcados por la estacionalidad, pero ha defendido que "más del 75 por ciento de los trabajadores son indefinidos", a pesar de que nueve de cada diez contratos que se firmen sean temporales, ya que, como ha insistido, una misma persona puede encadenar varios de ellos que computan en las estadísticas, mientras que el del indefinido "sólo puntúa una vez".

DIÁLOGO SOCIAL

A nivel local, De Miguel ha defendido el diálogo mantenido tanto con el Ayuntamiento de la capital como con la Diputación Provincial y la Junta de Castilla y León a través de su Delegación Territorial, que se ha traducido en la puesta en marcha de nuevas mesas de Diálogo Social -en la Diputación y en los municipios de Valladolid, Medina del Campo y Laguna de Duero- y ha permitido el desarrollo de programas como el Plan Consolida Pyme Rural, el CVE Traspasa, iniciativas de formación y encuentros empresariales a lo largo y ancho de la provincia.

Con el Consistorio de Valladolid ha coincidido la presidenta de la patronal en su apuesta por mantener los juzgados en el entorno de la plaza de San Pablo, pero ha reiterado su oposición a la remunicipalización de la gestión del agua y ha pedido que no se renuncie definitivamente al soterramiento del ferrocarril.

Sobre las previsiones del equipo de Gobierno municipal de ingresos derivados de la venta de suelo industrial, Ángela de Miguel ha expresado su deseo de que se cumplan, pero ha reconocido que es "complicado" lograrlo "sin otras medidas que permitan atraer empresas", entre lo que ha incluido campañas de promoción para vender "las ventajas de Valladolid" fuera de la ciudad.

Ante el impacto que ha tenido en la ciudad la huelga de los examinadores de tráfico -con dos autoescuelas que han cerrado- o la amenaza de paro que sobrevoló Auvasa en vísperas de las últimas Fiestas de Nuestra Señora de San Lorenzo, la Confederación Vallisoletana de Empresarios ha reivindicado una nueva Ley de Huelga que garantice "los derechos de todos".

Ángela de Miguel ha recordado que 2017 ha concluido con 2.785 parados menos en la provincia y 200 nuevas empresas, con un crecimiento de la ocupación en sectores como la construcción, la industria y los servicios y un descenso en la agricultura.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.