Camino que va de Mataró a Llavaneres.
Imagen del camino que va de Mataró a Llavaneres. ACN

Los Mossos d'Esquadra continúan con la investigación del caso de la brutal violación de una mujer en el camino que va de Sant Andreu de Llavaneres a Mataró y han podido localizar imágenes de la víctima y del agresor en los alrededores de la estación. Por el momento se sabe que el agresor abordó a la mujer a cara descubierta–por lo que esta le pudo ver– la golpeó, robó y violó, y la abandonó malherida. Su declaración ha permitido confeccionar un retrato robot del sospechoso que ha sido distribuido entre las policías locales de la zona.

Hasta el momento, los Mossos han reducido a dos o tres posibles sospechosos la búsqueda por la agresión sexual a una mujer en la madrugada del pasado 28 de diciembre. La víctima, de nacionalidad colombiana, vecina de Mataró, y de 42 años edad, acostumbraba a dirigirse a trabajar como cuidadora y empleada doméstica desde Mataró a una casa de la cercana Llavaneres por un camino de poco más de tres kilómetros que  transita paralelo al mar y a la vía de tren.

Ese día, alrededor de las 07.30 horas, fue asaltada por el agresor, aún no identificado ni detenido. El atacante sorprendió a la víctima cerca del paso subterráneo que da acceso a la estación de Renfe de Llavaneres. Robó a la mujer sus pertenencias –los psicólogos forenses trabajan con la hipótesis de que ella podría conocerle y por eso se está indagando en su entorno personal– y tras agredirla sexualmente y desfigurarle el rostro a golpes, la dejó muy malherida entre las rocas del espigón.

La atacada gritó para pedir socorro pero hasta tres personas que pasaban por el camino no la socorrieron. Por ello, los Mossos están buscando activamente a estos tres testigos de los hechos que abandonaron el lugar sin prestar auxilio y a los que, en caso de ser identificados, podría atribuírseles un delito de denegación de socorro.

A pesar de la hipotética falta de auxilio, la víctima pudo llegar por su propio pie hasta el bar de la estación, donde sí que fue atendida por  empleados y trasladada al Hospital de Mataró.

La mujer presentó una denuncia por agresión sexual en los juzgados de guardia de Mataró seis días después, el  pasado 3 de enero, y el titular del juzgado de instrucción número 2 de Mataró se ha hecho cargo del caso.

El dueño de la cantina de la estación, Antonio Torres,  explicó que la mujer tenía la cara "totalmente desfigurada" y ensangrentada, con un ojo afectado y un corte. Respecto a si no fue socorrida previamente, indicó que  algunos corredores que iban deprisa por el camino "no la vieron".

Por su parte, Carlos Matamala, el sargento jefe de la Policía Local de Llavaneres, el cuerpo que atendió inicialmente a la mujer, indicó este martes que no les consta la posible falta de ayuda por parte de algunas personas.

Desde el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) aclararon este martes que la causa no es secreta y que está abierta por los delitos de agresión sexual, robo con violencia y lesiones.

Las alcaldías de Mataró y  Llavaneres condenaron este brutal ataque y David Bote, primer edil de Mataró, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que participen en una manifestación unitaria contra la violencia machista, convocada por Teixit de Dones para este jueves a las 19.30 horas ante la sede del consistorio.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.