Tanto en condiciones de peligrosidad como por accidentes, o en otros casos por imprudencia, conviene saber hasta qué punto llega la capacidad de los equipos de rescate o los dispositivos, cuánto cuestan y lo que muchas veces es más importante, quién los paga.

¿Dónde hay que llamar si se necesita ser rescatado?

Las llamadas de emergencias en todo el territorio nacional son atendidas por las centrales 112 a las cuales se puede llamar siempre que haya cobertura de alguna compañía operadora, aunque no sea la que el solicitante de ayuda tenga contratada. No obstante, el teléfono de atención de la Guardia Civil es el 062, "al que también se puede acudir si se considera necesario", tal como explica a 20minutos el teniente de la Guardia Civil, Fernando Rivero.

¿Qué sucede si no hay cobertura móvil en la zona?

Es complicado poder dar aviso en el caso de no disponer de cobertura de ninguna compañía. Por ese motivo, los equipos de rescate siempre aconsejan que el número mínimo de personas para moverse en montaña ha de ser de tres. "En caso de accidente si uno va a dar aviso o a buscar cobertura de telefonía en otro sitio, el otro acompaña y atiende a la víctima", explica.

¿En qué casos no se acude a un rescate?

Siempre se acude. En algunos casos es necesario priorizar los rescates y alguno de menor gravedad puede posponerse. A veces, sobre todo en avisos de personas que se pierden y no lograr encontrar el camino, se contacta con ellos y una vez situados, basta con unas indicaciones para que puedan salir por sus propios medios y en cualquier caso, se hace seguimiento hasta que están a salvo. En resumen: siempre se da una solución al demandante de auxilio.

¿Cuánto puede llegar a costar un rescate?

El precio de un rescate en montaña oscila entre los 200 y los 300 si el dispositivo llega por tierra o bien se realiza a través de los llamados pisters, que son los socorristas de las estaciones de esquí. Si resulta necesario el traslado a un centro hospitalario en helicóptero, el coste se sitúa entre los 5.000 y los 8.000 euros, dependiendo de la localización del suceso.

Por tanto, no es algo concreto. "Todo depende de los medios que se utilicen y de la duración y complejidad de la operación", especifica el teniente. Incluso utilizando los mismos medios en diferentes condiciones estos pueden suponer un gasto diferente. El uso de medios aéreos encarece los rescates pero minimiza también considerablemente las consecuencias de un accidente.

¿Quién paga?

La Guardia Civil no cobra por los rescates. El servicio es público, universal y gratuito. Algunas comunidades autónomas aplican en determinados casos tasas pero normalmente no llegan a cubrir el coste del rescate.

¿Cómo se decide qué dispositivos enviar?

Se tienen en cuenta diferentes parámetros. Se busca tanto la eficacia como la eficiencia. La Guardia Civil acalara que la decisión suele estar "en la valoración que hace el rescatador en base a la información facilitada, la proximidad a vías de comunicación y la gravedad del accidente".

¿En caso de nevada, cuáles son las recomendaciones?

Depende, como explica Rivero, del terreno. La climatología adversa aconseja no hacer desplazamientos por la montaña. En caso necesario, la Guardia Civil recomienda llevar equipo suficiente y un extra de material por si nos pasa algo. Aunque nos movamos durante el día es necesario portar linterna, agua, ropa seca en una bolsa de plástico, la batería de nuestro móvil totalmente cargada y si la podemos suplementar con una powerbank -batería portatil-, mucho mejor.

¿Se puede sancionar al cuerpo de rescate por no acudir?

El Código Penal sanciona la Omisión del Deber de Socorro y la Denegación de Auxilio en unos casos concretos en los que la víctima se pueda encontrar en un riesgo grave. Hay que ver todas las circunstancias pero dudo mucho que un equipo de rescate no acuda a una llamada de socorro siempre que sea posible.

¿Y al rescatado?

En el caso de que se simulara una situación de riesgo, "por supuesto que conllevaría sanción", confirma el teniente Rivero.

¿Cómo se mide la peligrosidad para enviar el dispositivo de rescate?

Más que la peligrosidad, se debe hablar del nivel de riesgo al que puede estar sometida una víctima y en esta valoración pueden influir muchos factores como la gravedad del accidentado, la climatología, la proximidad del ocaso etc. Con la información disponible se deben valorar los medios a utilizar y la rapidez de la respuesta.