El PP es el único partido del Consistorio zamorano que no se ha unido a este manifiesto, donde se señala que "la pérdida de servicios en la provincia de Zamora, especialmente en el medio rural, es uno de los problemas que sirven de base para un éxodo sin precedentes de población en nuestras comarcas, siendo la situación alarmante".

En el mismo comunicado, se ha subrayado que la política sanitaria de la Junta de Castilla y León "está contribuyendo a la quiebra y depauperación del sistema sanitario de la comunidad.

Los reiterados recortes presupuestarios se traducen en recortes de prestaciones, de material, de obras en nuevas infraestructuras y mejora de los edificios, en cierre de camas hospitalarias, en la exclusión del derecho a la asistencia sanitaria de diferentes grupos y personas y, muy especialmente, en recortes de personal, tanto de hospitales como de centros de salud y consultorios rurales", se ha enumerado.

Una situación que provoca "listas de espera que ponen en riesgo la vida de las personas o agravan el pronóstico de la enfermedad; más copagos y repagos; precariedad, sobrecarga de trabajo y descontento en el conjunto de los profesionales, que han de buscar fuera un futuro mejor; pérdida en calidad de la atención sanitaria y, sobre todo, pérdida de la "calidad humana" en un entorno crispado y deshumanizado".

Todos los grupos políticos, además, han asegurado que la sanidad pública, uno de los pilares fundamentales del Estado de Bienestar, "es una conquista social que fue posible por la confluencia de las demandas de la ciudadanía. En este momento, las políticas llevadas a cabo por nuestros gobernantes y gestores han hecho que nuestra sanidad pública esté en grave peligro y, por tanto, debemos defenderla".

Consulta aquí más noticias de Zamora.