El juez que instruye el caso de Diana Quer en Ribeira ha decretado este martes el sobreseimiento provisional de la imputación de Rosario Rodríguez, la mujer del principal sospechoso del asesinato de la joven madrileña.

Rosario, que durante todos estos meses había ofredido una coartada a su marido, asegurando que estuvo con él la noche en la que desapareció la joven, el 22 de agosto de 2016, dejó a su marido sin argumentos al cambiar su declaración cuando fue incluida como investigada en el caso.

Entonces contó a la Guardia Civil y al propio magistrado que esa noche su marido se marchó solo a robar gasóil por la zona y que ella no le acompañó, justo lo contrario a lo que había mantenido hasta el momento.

Ahora, el juez ha decidido excluirla de la investigación sobre los hechos hasta que aparezcan nuevos indicios acusatorios contra ella.

En concreto, el auto del magistrado reconoce que en el informe remitido por el Instituto Nacional de Toxicología "no se desprende la existencia de indicios" de la participación de varias personas en los hechos.

Por ello, el juez considera que no hay indicios para investigarla ni como autora ni como cómplice de la muerte de Diana Quer.