Según informa el Ayuntamiento hispalense, en un comunicado remitido a Europa Press, los hechos se produjeron durante la madrugada de este martes, cuando una patrulla de la Policía Local circulaba por la Avenida de Hytasa y vio un turismo que circulaba en sentido contrario. Al percatarse de la presencia de los agentes, el conductor realizó un giro brusco y se introdujo en dirección prohibida, lo que levantó las sospechas de los policías, que le dieron alcance. En la carrera, el conductor subió el vehículo varias veces al acerado antes de detenerse.

Así, los policías apreciaron en el conductor síntomas de estar bajo los efectos del alcohol. Tras realizar la prueba de alcoholemia, dio resultado positivo, casi sextuplicando el máximo permitido para un conductor de sus características. Asimismo, después de emprender gestiones rutinarias, supieron además que carecía de permiso de conducir por pérdida de vigencia y tenía una suspensión judicial.

"El denunciado restó importancia a lo sucedido y manifestó que eso serán cuatro o cinco meses de cárcel, refiriéndose a que ya había cumplido condena por motivo similar y, por tanto, que era perfectamente consciente de que carecía de permiso para conducir", agrega.

El acompañante del denunciado se ofreció para conducir pero presentaba síntomas de embriaguez. La Policía Local le realizó también la prueba de alcoholemia y dio positivo, de ahí que le fue impedida la conducción y, por tanto, el vehículo fue trasladado a los almacenes municipales, donde quedó depositado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.