Intervención quirúrgica
Intervención quirúrgica EUROPA PRESS/SAS

Tal y como se ha informado desde el Complejo Hospitalario de Jaén, este tipo de operación consiste en la colocación, a través de la piel, de un tubo de entre 0,5 y un centímetro de diámetro, que llega al riñón y al interior de la vía urinaria, donde se encuentra la 'piedra', que se rompe con láser y se extraen después sus fragmentos.

Las ventajas principales para los pacientes de la aplicación de este tipo de cirugía son que se evita la realizar una incisión grande en el costado del paciente, por lo que es mucho menos dolorosa, y su período de recuperación y de hospitalización es menor. Las dos personas operadas con esta técnica han sido dados de alta a los tres y cinco días de la intervención, sin haber presentado complicaciones de ningún tipo y con su problemas de salud resuelto.

El director de la UGC de Urología del hospital público de la capital jiennense, Juan Moreno, ha indicado en una nota que "es una técnica compleja de realizar, porque consta de muchos pasos previos y complicados, como una punción dirigida por una ecografía o la colocación de una guía. Se tiene que introducir también un renoscopio, que es un aparato con una luz y una cámara".

El encargado de realizar estas intervenciones ha sido el propio Moreno junto con equipo y con al ayuda del doctor Álvaro Juárez, del Hospital de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Consulta aquí más noticias de Jaén.