Gregorio Serrano
Gregorio Serrano, en la rueda de prensa del pasado día 3 sobre el balance de tráfico en 2017. EFE

El malestar en el PP por el mal inicio del año 2018, provocado por la deficiente gestión del caos circulatorio provocado por las nevadas en el centro de España el pasado fin de semana, puede costarle el cargo al director general de Tráfico, Gregorio Serrano.

Hacia él apuntan todas las miradas en el Gobierno y en el PP. Muchos en el partido que preside Mariano Rajoy consideran que es necesario dar una imagen de autoridad para cerrar una crisis que está poniendo en cuestión a los ministros del Interior, Juan Ignacio Zoido, y al de Fomento, Íñigo de la Serna, quienes deberán comparecer en el Congreso para dar explicaciones por el caos circulatorio que obligó a intervenir a la Unidad Militar de Emergencia (UME).

Fuentes del PP de la Comunidad de Madrid, que preside Cristina Cifuentes, consideran "urgente" forzar la "renuncia" del director general de Tráfico. "No se puede culpar a la gente de que se quede atascada en la carretera, lo que hay que hacer es solucionar rápidamente el problema, pedir disculpas y luego analizar qué falló", aseguran. "Gregorio Serrano ha hecho lo contrario, culpar a la concesionaria y a los conductores, fue un irresponsable absoluto", aseguran. Por ello, creen que el ministro Zoido "debería forzar su renuncia este mismo viernes en el Consejo de Ministros, y si se niega habría que destituirlo".

El director de Tráfico ha sido muy torpe culpando a los conductores y su situación es insostenibleFuentes del PP de Galicia, que preside Alberto Núñez Feijóo, también coinciden en que "sería conveniente" que se "asuman responsabilidades". "La culpa principal es de Abertis Autopistas, pero el director de Tráfico ha sido muy torpe culpando a los conductores y su situación es insostenible".

Desde el PP gallego cree que "la única que ha salido indemne de esta crisis, incluso reforzada, es Cospedal (ministra de Defensa), ya que el trabajo de la Unidad Militar de Emergencia fue impecable". "Cospedal tuvo que salir al rescate de Zoido, pero ahora el ministro debería proteger a Rajoy, y así mismo, sustituyendo al  imprudente director general de Tráfico", aseguran.

Rajoy decidirá

Pero Gregorio Serrano puede tener suerte. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no suele ser partidario de tomar decisiones en caliente, lo que a priori podría salvar el cargo del director general de Tráfico. Sin embargo, el pésimo resultado del PP en las elecciones catalanas, el éxito de Ciudadanos en esos mismos comicios, podrían perjudicar a Serrano en esta ocasión. No en vano, son muchas las peticiones en el PP, en privado, para que esta vez Rajoy muestre una imagen de contudencia contra la ineficacia.

"El gran error de Gregorio Serrano ha sido culpar a los españoles", afirman fuentes del Grupo Parlamentario Popular. "Ahora estará en la picota constantemente, y no hay que olvidar que el número de fallecidos en las carreteras ha subido considerablemente respecto a 2016", admiten.

El PSOE exige el cese

El portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, exigió este lunes la destitución del director general de la DGT. Según Puente, "Serrano demostró un desconocimiento palmario de la normativa" al culpar inicialmente a los conductores, su gestión fue nefasta", aseguró.

Por su parte, Cs, que ha pedido la comparecencia de los ministros Zoido y De la Serna -al igual que el PSOE y Podemos-, ha restado importancia a que el Ministro de Interior estuviera en Sevilla el día del caos. "Hoy en día se pueden gestionar las crisis desde cualquier sitio", ha asegurado Miguel Gutiérrez, secretario general del grupo de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados.