Alquiler recurso
Alquiler recurso EUROPA PRESS

Baleares fue la comunidad autónoma que registró el mayor incremento de la vivienda usada en 2017, tras crecer un 11,9%, según un estudio del portal inmobiliario Hogaria.net.

Por capitales, Palma fue la que registró un mayor aumento de precios durante el pasado año, al subir 24,2% más que en 2016.

En el conjunto del país, el precio de la vivienda usada subió un 0,3% el pasado mes de diciembre en relación al mes anterior y se incrementó un 2,3% en el conjunto de 2017, hasta situarse en 1.634 euros por metro cuadrado, frente a los 1.597 euros de 2016.

Con este aumento anual se pone fin a una racha de nueve años consecutivos de recortes en el precio de la vivienda usada. Hogaria.net destaca que no todas las zonas de España se comportaron de la misma forma el año pasado, ya que en algunas de ellas el precio aún "no ha tocado fondo".

Vizcaya, Baleares y Barcelona siguen siendo las provincias más caras, seguidas de Guipúzcoa y Álava, mientras que en el lado contrario se sitúan Ciudad Real, León, Palencia, Badajoz y Ourense, con el precio por metro cuadrado más barato.

Las provincias que experimentaron el mayor incremento de precios en 2017 fueron Baleares (+11,9%), Madrid (+8,6%), Málaga (+7,6%), Las Palmas (+7,2%) y Santa Cruz de Tenerife (+7%). Por el contrario, las cinco provincias en las que más descendió el precio de la vivienda el año pasado fueron Pontevedra (-3,6%), A Coruña y Ávila (-2%), Zamora (-1,2%) y Soria (-1,1%).

Las capitales de provincia que más bajaron de precio durante 2017 fueron Badajoz (-12,9%), Toledo (-12,3%), Ciudad Real (-11,6%), Ávila (-6,6%) y Lleida (-6,2%). En el otro extremo, las capitales que registraron un mayor incremento fueron Palma de Mallorca (+24,3%), Las Palmas de Gran Canaria (+12,7%), Oviedo (+8,4%), Madrid (+8,3%) y Jaén (+8,1%).

En Madrid y Barcelona capital el precio de la vivienda usada subió en 2017 un 8,3% y un 3,4%, respectivamente, hasta 3.313 y 3.595 euros por metro cuadrado.

En Sevilla, el precio se situó en 2.189 euros, un 4,1% más que en 2016, mientras que en Valencia capital alcanzó los 1.989 euros por metro cuadrado, con un aumento anual del 7%.