Las Covachuelas, de Joaquín Sorolla
Las Covachuelas, Toledo. Pintura de Joaquín Sorolla. La obra puede verse en la exposición 'Sorolla tierra adentro' en el Museo de Santa Cruz de Toledo. JOAQUÍN SOROLLA

Las costas de Levante y Valencia inspiraron algunas de sus mejores obras, dando lugar a esos cuadros repletos de luminosidad, de sol intensísimo y de mar azul Mediterráneo con los que alcanzó la fama mundial. Pero el legado pictórico de Joaquín Sorolla va mucho más allá. Una faceta mucho menos conocida de su trayectoria puede verse estos días en el Museo de Santa Cruz de Toledo, gracias a la exposición Sorolla tierra adentro hasta el próximo 8 de abril.

Comisariada por Carmen Pena, especialista en pintura española de paisaje de los siglos XIX y XX, la muestra hace un completo recorrido por la pintura de paisaje que el artista realizó en los campos de interior de diferentes regiones españolas.

Reúne 68 piezas, 57 pinturas al óleo sobre lienzo y 11 tablillas de pequeño formato, procedentes del Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla. De hecho, se trata de una versión ampliada de la exposición que pudo verse en el Museo Sorolla en febrero de 2016 y tras su paso por Toledo, pasará a la Casa Zabala de Cuenca de abril a julio de 2018.

En estas pinturas, Sorolla da nuevos aires a los paisajes españoles y les dota, de paso, de nuevos significados. Hay por ejemplo varias vistas de Toledo o Segovia o retratos de la Alhambra deshabitada. En definitiva, campos desolados y viejas ciudades castellanas que descubriría al lado de otro gran pintor de paisajes, Aureliano de Beruete.

La muestra se divide en cuatro apartados: Mitología regionalista y naturaleza. La Valencia de Sorolla; Sorolla en verde y gris; La invención de Castilla como emblema nacional: el paisaje natural; y La España blanca de Joaquín Sorolla, una versión moderna de la invención romántica.

Sorolla y la moda

Sorolla volverá a ser protagonista de una exposición en febrero, cuando el Museo Thyssen-Bornemisza en colaboración con el Museo Sorolla organicen, de forma simultánea en ambas sedes, la exposición Sorolla y la moda. El pintor valenciano fue un gran amante de la moda y recogió en sus obras todo un catálogo de prendas, joyas y complementos.

La muestra se centra principalmente en los retratos femeninos que pintó entre 1890 y 1920, reuniendo unas setenta pinturas (muchas de ellas inéditas) procedentes de museos y colecciones privadas nacionales e internacionales junto a complementos y vestidos de aquella época.