La Junta le niega el acceso a un centro de desintoxicación porque tiene más de 70 años

La Junta, en concreto la Fundación Andaluza para la Atención a las Drogodependencias e Incorporación Social (Fadais), que pertenece a la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social , ha denegado el ingreso a un alcohólico en un centro de desintoxicaciónpor tener más de 70 años.

Así lo explicó su hijo en la queja que presentó ante laOficina del Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, que ha pedido a Fadais que suprima el criterio limitador de edad para el ingreso en la comunidad terapéutica y que se adecuen recursos para que las personas mayores puedan recibir "una atención adecuada y en las mismas condiciones que el resto de la población adicta".

También solicita que, con "carácter preferente", se habilite una plaza para el paciente, debido al tiempo que ha transcurrido y a las necesidades que presenta. El enfermo es consumidor de alcohol desde hace más de 20 años y vive solo ante la imposibilidad de mantener una convivencia con la familia.

Su hijo explicaba en la queja que su padre comenzó a reconocer su enfermedad a primeros de este año, por lo que lo ayudó a contactar con los Servicios Sociales de su pueblo. Allí les dieron información de que en la Cruz Roja de Sevilla existía un centro de tratamiento de toxicomanías y alcoholismo, donde podía recibir ayuda.

Por eso, el 3 de enero acudieron a este centro, donde se les informó de los pasos que había que seguir para ingresar en él. Lo que ocurre es que

tres meses más tarde Fadais denegó su ingreso "por tener más de 70 años". El denunciante afirma que se les dijo que, aunque "en las normas no se recoge límite de edad alguna para ingresar a una persona en este tipo de centro, no es aconsejable ingresar a mi padre por motivos de edad".

La Oficina del Defensor se dirigió el 9 de abril a la Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones, que le contestó el 19 de junio. En su informe, daba por apto el protocolo que se había seguido, entre otras cuestiones por "falta de información" y porque no se apreciaba "una clara indicación de derivación a la comunidad terapéutica". Añadía que "la asistencia a una persona con problemas de adicciones tiene diversas ofertas asistenciales" y que el que no hubiera ingresado en el centro no significa la desasistencia, sino "una indicación para otro tipo de tratamiento".

El Defensor creyó que la respuesta era "suficientemente justificada", pero algunos técnicos se personaron en el centro de tratamiento para pedir una copia del expediente del paciente. En él comprobaron que el protocolo de derivación "recogía todos y cada uno de los apartados del mismo, con una amplia información descriptiva de las patologías sociales y sanitarias que padecía", de modo que "la necesidad del recurso de comunidad terapéutica era el criterio más evidente para realizar la desintoxicación".

E-mail de 12 de marzo

También descubrieron un e-mail remitido desde el Área de Usuarios de Fadais (12 de marzo), en el que se exponía que "si bien es cierto que no hay limitación de edad conveniada", parece "lógico pensar" que en edades superiores a los 63 años, "las comunidades terapeúticas no son los recursos más adecuados". El centro respondió este e-mail señalando que "parece lógico pensar que en esta red atendemos a los pacientes, tengan la edad que tengan, máxime cuando la población está envejeciendo. Procederé a comunicárselo al paciente y a su familia".

El Defensor concluye que resulta "obvio" que la decisión de negar el ingreso en el programa de comunidad terapéutica tuvo como único motivo la edad del paciente, por lo que se produjo "una discriminación en función de la edad, cuando no existía limitación alguna expresa al respecto, ya que de haber sido así estaríamos ante la vulneración de un principio constitucional".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento