El trabajo, liderado por la doctora María Isabel Martínez Rodríguez del Servicio de Medicina Nuclear, refleja la especial indicación en el diagnóstico de la vasculitis de la Tomografía de Emisión de Positrones (PET) en pacientes con pobre respuesta clínica o sospecha de recaída tras la reducción o suspensión del tratamiento.

Según ha explicado a través de un comunicado la doctora Martínez Rodríguez, la investigación se ha centrado en el estudio de 37 pacientes con diagnóstico de esta enfermedad vasculitis de grandes vasos mediante la Tomografía de Emisión de Positrones.

Los hallazgos obtenidos han motivado un cambio en la terapia de 21 de los 23 pacientes y el inicio de tratamiento en 12 de los 14 restantes, ha señalado.

La vasculitis engloba a un conjunto de enfermedades caracterizadas por la inflamación de los vasos sanguíneos de diverso tipo (arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas), que puede provocar daño con rotura y obstrucción de estos vasos. A nivel de la aorta la inflamación provoca dilatación y rotura que son especialmente graves.

Sin embargo, su diagnóstico frecuentemente supone un reto para los profesionales sanitarios, ya que los pacientes pueden presenten manifestaciones clínicas y analíticas inespecíficas.

Además, es frecuente que las técnicas de imagen utilizadas habitualmente no detecten alteraciones ya que la obstrucción y dilatación de los vasos se producen tardíamente en el desarrollo de la enfermedad, de ahí la necesidad de encontrar nuevos métodos de diagnóstico y seguimiento más precisos.

En este contexto clínico, la imagen molecular con Tomografía de Emisión de Positrones ha demostrado su utilidad en el diagnóstico precoz de la inflamación de los vasos de medio y de gran calibre, así como en la valoración de la extensión y el grado de la inflamación, antes de que se desarrollen cambios estructurales en las arterias.

MÁS COMÚN

La incorporación de esta técnica de Tomografía de Emisión de Positrones al estudio de estos pacientes ha puesto de manifiesto que la afectación vascular en algunos tipos de vasculitis es más común de lo que tradicionalmente se consideraba en la práctica clínica y que la extensión de la afectación es mayor que la objetivada con las técnicas de imagen estructural.

Por otra parte, la imagen molecular con Tomografía de Emisión de Positrones permite realizar una valoración inicial de la respuesta al tratamiento, en la medida en que detecta directamente la disminución de la inflamación de los vasos que se puede relacionar, con la respuesta clínica y la mejoría de los parámetros analíticos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.