Discurso de Oprah Winfrey
Oprah Winfrey, durante su discurso al recibir el premio Cecil B. DeMille, durante la 75 edición de los Globos de Oro. HFPA / EFE

La presentadora, actriz y productora Oprah Winfrey recibió el premio Cecil B. De Mille en la 75 edición de los Globos de Oro y por ser la ganadora honorífica de esta edición tenía el privilegio de poder extenderse en su discurso, que como no podía ser de otra manera, versó sobre el acoso sexual y el papel de la mujer en la sociedad, así como sobre el racismo.

"En 1964 era pequeña y estaba sentada en suelo de linóleo de la cocina, con mi madre, viendo como Anne Bankroft entregaba el Oscar al mejor actor. Dijo cinco palabras: 'El ganador es Sidney Poitier'. Al escenario subió Poitier, tan elegante, tan pulcro, con una corbata blanca. Nunca había visto que se homenajease a un hombre negro así. He intentado explicar muchas veces qué significa eso para una niña", comenzaba diciendo Winfrey.

"Mi mamá entró en ese momento, rendida de limpiar las casas de otras personas. Lo único que me salió decir como explicación de lo que había pasado fue la línea de diálogo de Sidney Poitier en Una voz en las sombras: 'Amén, amén'", rememoraba la presentadora.

Ahora, subida en el escenario con su premio en la mano, la actriz se convertía en el referente: "Por supuesto habrá ahora alguna niña que ve como soy la primera mujer negra en ganar este premio. Es un honor y es un privilegio compartir la noche con todas ellas".

Los Globos de Oro de esta edición estuvieron marcados por los recientes escándalos y revelaciones contra los casos de acoso sexual en la industria del cine, que hasta ahora habían permanecido cubiertos de silencio. "Hablar para decir la verdad es la herramienta más poderosa que tenemos. Me siento inspirada y orgullosa por las mujeres que se han sentido fuertes como para compartir sus experiencias", aseguró Winfrey.

Es la dedicación insaciable por destapar la verdad la que nos impide girar la cara a la injusticia Y recordó la premiada que éste es un problema que "afecta a razas, religiones, partidos. Gracias a todas las mujeres que han aguantado y soportado años de acoso. Como mi madre, tenían hijos que alimentar y facturas que pagar y sueños que hacer realidad. Son las mujeres cuyos nombres nunca escucharemos: limpiadoras, agricultoras, científicas, empresarias, deportistas, soldados".

Pero el inicio del fin ha llegado con la salida a la luz de esta plaga: "El momento ha llegado. Recy Taylor falleció sin verlo (Recy Taylor fue una mujer negra que en 1944 fue secuestrada y violada por seis hombres blancos que no fueron condenados por ese crimen y que falleció hace unos días). Pero Time's Up [Se terminó, uno de los actuales lemas contra el acoso sexual]. Solo espero que Recy Taylor muriera sabiendo que su verdad había servido, como la de tantas mujeres maltratadas durante esos años o que están siéndolo ahora. Ella está presente aquí cuando cada mujer dice: MeToo (otro de los lemas del movimiento contra el acoso). Y en todos los hombres que deciden escuchar".

El discurso de Oprah Winfrey también fue un canto a la esperanza y una invitación a no rendirse: "He entrevistado y representado a gente que ha sufrido muchísimo en la vida. Lo que tienen en común es mantener viva la esperanza de un mundo mejor. Quiero que todas las niñas que ven esto sepan que tenemos por delante un nuevo día".

"Y cuando finalmente amanezca, será gracias a muchas mujeres magníficas, muchas de las cuales están en esta sala esta noche, y muchos hombres maravillosos, que habrán luchado duro para convertirse en los líderes que nos llevarán al tiempo en el que nadie más tendrá que decir Metoo".

La actriz también tuvo palabras de apoyo a la prensa a la que en EE UU pone en tela de juicio el presidente Donald Trump, envuelto en una cruzada contra los medios de comunicación críticos. Quiero dar las gracias a la Asociación de Prensa Extranjera, porque todos sabemos que la prensa está bajo asedio estos días. Quiero decir que valoro a la prensa más que nunca en estos tiempos complicados. Es la dedicación insaciable por destapar la verdad la que nos impide girar la cara a la corrupción y la injusticia.