El fiscal pide para el acusado una condena de 25 años de prisión y 10 años de libertad vigilada, que incluiría, entre otras medidas, la prohibición de residir en el Principado de Asturias.

El matrimonio regentaba la pastelería La Duqueista en la localidad asturiana de Avilés. El negocio no generaba los rendimientos económicos pretendidos, lo que provocaba situaciones de tensión y conflicto entre la pareja, algo agravado por la mala relación de la mujer y sus suegros. Siempre según el relato del fiscal, ella, de 46 años, había propuesto en alguna ocasión dejar la confitería y abandonar Avilés, a lo que él se negó, imponiendo finalmente su criterio.

El Ministerio Fiscal sostiene que, el lunes 25 de enero de 2016, el acusado y su esposa, aprovechando que el martes su negocio permanecía cerrado por descanso semanal, acudieron a cenar a un restaurante de la calle San Francisco, de Avilés, regresando a su domicilio en torno a las 23.00 horas. Una vez allí, tras conversar durante un rato,

la mujer se acostó.

Pero más tarde, sobre las 4.00 horas ya del día 26 de enero, el acusado se habría dirigido al dormitorio conyugal y, encontrándose a la mujer dormida, le propinó, con una llave inglesa, numerosos golpes en la cabeza, dejándola inconsciente. En su escrito, el fiscal señala que lcontinuó golpeándola reiteradamente, fundamentalmente en la cara, provocándole un politraumatismo craneoencefálico severo que determinó su fallecimiento.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato, con las agravantes de desprecio de género y parentesco. A partir de este lunes, el jurado popular analizará los hechos.

Consulta aquí más noticias de Asturias.