Abás y Sarkozy
Sarkozy recibe a Abás en París (Efe) Efe

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, expresó ayer su deseo de que la conferencia de donantes que se celebra hoy en París no sólo aporte fondos para su territorio, sino que dé un claro mensaje político en favor de un Estado palestino y la paz en la región.

No es un sólo una conferencia económica, sino que tiene un objetivo político

Abás, tras entrevistarse con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo: "No es un sólo una conferencia económica, sino que tiene un objetivo político", dada la amplia presencia internacional.

Además, añadió que confía en que todos "estén a la altura" de las exigencias desde el punto de vista financiero.

Convocada para conseguir fondos con los que hacer viable económicamente los territorios palestinos, la cita de París llega después de la Conferencia de Annapolis (EE UU), que el 27 de noviembre pasado puso fin a años de bloqueo entre palestinos e israelíes y permitió reanudar el proceso de paz.

El Gobierno palestino ha elaborado un programa de reformas de la ANP para el periodo 2008-2010, avalado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), cuyo presupuesto estimado es de unos 5.600 millones de dólares (unos 3.835 millones de euros).

"La ayuda a los palestinos es indispensable", dijo el líder de la ANP, quien reiteró la importancia de contar con un Estado, en paz y seguridad.

"Aprovechemos la ocasión"

El enviado especial del Cuarteto para Oriente Medio, Tony Blair, dijo este lunes en la apertura de la Conferencia de Donantes para Palestina que hay que "aprovechar la ocasión" que presenta este encuentro para la construcción de un Estado palestino.

"Es una ocasión importante y vamos a lograrlo gracias a ustedes", dijo Blair al dirigirse a los representantes de las delegaciones de unos 70 países y 20 organizaciones internacionales reunidas en París.

Blair subrayó que en esta conferencia no se trata de hablar tanto de "donaciones" sino "de la construcción de un Estado" y sostuvo que "sean cuales sean los obstáculos en el terreno, no nos detendremos" a pesar del "escepticismo en la región tras 40, 50 ó 60 años de fracasos".