El presidente de Pimeco, Bernat Coll, en una imagen de archivo
El presidente de Pimeco, Bernat Coll, en una imagen de archivo PIMECO

El presidente de la Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco), Bernat Coll, ha enviado una carta a los Reyes Magos en la que apela

a la unidad del sector "para defender mucho mejor los intereses del pequeño comercio".

Para Coll, el "punto de partida" es "la unión de los comerciantes de la misma calle, barrio o pueblo". "Desterremos de nuestro imaginario el pensamiento de que el vecino es nuestra competencia", ha animado el presidente de Pimeco.

Para lograr esta unidad propone "políticas comerciales y acciones de dinamización" que hagan "singulares" los comercios y los diferencien.

"Somos más de 15.000 comerciantes en Mallorca. Si tuviéramos la voluntad certera de ir todos juntos persiguiendo el objetivo común de defender el comercio local, singular y de proximidad otro gallo cantaría", ha señalado Bernat Coll, que ha recordado que hay más de 40.000 personas cuyo empleo depende del sector.

Además, pide unidad ante el intrusismo "por parte de empresas públicas con presupuestos millonarios, que hacen el trabajo de los representantes del sector y son competencia pura y dura"; y para la protección del territorio "a manos de las inmensas inversiones inmobiliarias, maquilladas con tintes de superficies comerciales".

Esta unidad "se trata de un deseo muy importante para el comercio mallorquín, y seguramente nada fácil de conseguir", ha admitido Coll en su carta.

Otro deseo que Pimeco ha manifestado a los Reyes Magos es que otorguen a los políticos "la clarividencia y visión de futuro suficiente para definir un plan sectorial del comercio que sirva para dar equilibrio territorial y económico" a Mallorca.

"Este diseño de la Mallorca comercial del futuro debe llegar con el máximo consenso y con la capacidad de tener en cuenta las necesidades de los empresarios más pequeños pero a la vez más numerosos", ha advertido Coll.

Finalmente, Pimeco ha pedido a los mallorquines, sean o no clientes habituales del pequeño comercio, que visiten a los comerciantes y "piensen en ellos en el día a día".