Así, en el marco de la operación 'Monteviejo', los efectivos de la Guardia Civil han detenido durante el mes de diciembre a estos supuestos estafadores, los cuales habían conseguido realizar cuatro fraudes en diferentes comercios de las localidades de Montánchez (Cáceres) y Mérida (Badajoz).

En cuanto a los hechos, a mediados del pasado mes de diciembre, la Guardia Civil recibió tres denuncias de diferentes empresarios de la localidad de Montánchez, las cuales consistían en una "supuesta estafa con un modus operandi muy similar", iniciándose así una investigación en el marco de la operación 'Monteviejo', con el resultado de dos personas detenidas y otra investigada.

Los supuestos autores de los hechos, consiguieron "apoderarse" principalmente de productos ibéricos, como jamones, chorizos o morcones, así como quesos, en dos establecimientos de Montánchez, con un precio total algo superior a los 9.000 euros

Asimismo, intentaron cometer otra estafa en otra empresa por un valor de 3.152 euros, no logrando realizarla al no poder verificar su propietario haber recibido el dinero de los productos encargados.

Igualmente, a los mismos autores, se les implica en otro delito de estafa cometido en un establecimiento de Mérida, donde con el mismo procedimiento se apoderaron de tres patinetes eléctricos valorados en 900 euros, informa en nota de prensa la Guardia Civil de Cáceres.

MODUS OPERANDI

En primer lugar, los supuestos autores de los hechos contactaban telefónicamente con las empresas, indicando que les "urgía" su recepción dada la proximidad de las fechas navideñas y solicitándoles la cuenta bancaria para realizarles una transferencia, la cual le enseñarían cuando fueran a recoger los productos encargados.

Posteriormente, contactaban con un transportista que se anunciaba en una página online, a quien contrataban para recoger los productos en las empresas y llevar hasta Mérida, donde les esperaba uno de los detenidos para posteriormente llevarse los mismos a una nave de una localidad próxima, evitando con ello que el transportista viera el lugar de almacenaje.

Por su parte, el transportista recibía una fotografía a través del teléfono móvil de la transferencia realizada al empresario, la cual enseñaba antes de recoger los productos encargados, consiguiendo los dos detenidos no ser identificados por ninguno de los empresarios al realizar toda la transacción telefónicamente.

Así, del "análisis minucioso de los justificantes de las transferencias realizadas", la Guardia Civil pudo determinar la "falsedad" de todos ellos, ya que consistía en un montaje a través de un programa informático, en el que se utilizaban datos y logotipos de diferentes entidades financieras, indicando una cuenta falsa desde la que supuestamente se realizaba la transferencia.

En cuanto a la persona que figuraba como la que ordenaba la transferencia, se pudo comprobar que se trataba de personas cuyos datos habían sido obtenidos en diferentes boletines oficiales que se encuentran en internet, "no teniendo nada que ver con los supuestos autores de los hechos".

Finalmente, la Guardia Civil ha podido determinar que este mismo modus operandi, está siendo utilizado en varias provincias, habiendo ocurrido hechos similares en la provincia de Badajoz y varias de la comunidad andaluza, hechos que se investigan para comprobar la autoría de los mismos.

Hasta el momento, la Guardia Civil ha procedido a la detención de dos personas y una en calidad de investigada como supuestos autores, continuándose las investigaciones para el esclarecimiento de todos los hechos que pudieran estar relacionados, no descartándose nuevas detenciones.

Esta operación, se enmarca dentro del Plan Comercio Seguro que tiene activo la Comandancia de Cáceres, en evitación de delitos relacionados con el sector.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.